Arte y Tecnología / Diego Alberti, Fabián Nonino, Alma Laprida - Multientrevista

RESIDUA - Concepto from Diego Javier Alberti on Vimeo.

Multientrevista "Residua": "Cómo sería si + qué pasaría si = que terminó en esto = que aún no terminó" (primera parte)

por Sol Salinas msolsalinas@hotmail.com

(…) en la experiencia del arte, se trata de que aprendamos a demorarnos de un modo específico en la obra de arte. Un demorarse que se caracteriza porque no se torna aburrido. Cuanto más nos sumerjamos en ella, demorándonos, tanto más elocuente, rica y múltiple se nos manifestará.

Gadamer, Hans- Georg
La actualidad de lo bello.
Trad. Antonio Gómez Ramos
Barcelona, Paidós, 1996 (v. or. 1977), pág. 110

Sol: Para empezar y ya que somos tantos les tengo que pedir que por favor digan los nombres antes de hablar ya que sino después va a ser difícil desgrabar (…).

(La consigna fue olvidada por todos a los cinco minutos… )

Fabián: Quizás estaría bueno comenzar por cómo se originó, me parece interesante cómo gestamos “Residua”. Todo ese proceso de, por lo menos, un año. Muchas veces me sucede eso de juntarme con gente a hablar. Ahora me doy cuenta de que fue estar atentos. Últimamente, estoy muy copado con el tema de la idea, de hablar y desarrollar ideas… en lugar de hablar del tiempo y de River. Con Diego, desde que nos conocimos hablamos de ideas. Una de esas ideas terminó en “Residua”, y fue así porque ambos coincidimos en un camino artístico.

Diego: Diego dice: El proyecto suma claramente las dos cosas en que los dos estamos más capacitados. La puesta en escena y el teatro, por un lado. Y la programación y la tecnología., que por ahí me interesan más a mí. Realmente surgió de estar tomando un café y pensar “qué bueno sería hacer algo con los celulares”. Fue una cadena de cómo sería si + qué pasaría si = que terminó en esto = que aún no terminó. Y, de hecho, el proyecto aún sigue creciendo. Nosotros ahora estamos armando la carpeta de la obra y queremos expandirla. Estamos pensándola no como instalación, sino como espectáculo. Que sea una escenografía, una estructura para que distintos coreógrafos realicen distintas performances ahí adentro. O cualquier otro artista al que le interese el dispositivo para hacer su obra. Lo importante es esto de ponerse a hablar sobre una idea y es como que la rueda te va llevando como una bola de nieve que arranca y no sabés dónde va a terminar. Estamos en un punto medio ahora.

Fabián: Sí, si, crece la bola y es como muy complejo el laburo y, además, fue mucha gente…

Diego: Diego dice: … bueno… lo digo yo solo, con que lo diga yo vas a saber que no es ninguno de los otros dos el que habla.

Jjajajajajajaajaj

Diego: Sí, el punto importante es no volarse demasiado, pensar en algo que se pueda hacer. Luego, cuando tenés algo más o menos armado, mostrarlo. Este proyecto comenzó a tomar forma cuando presentamos una carpetita así nomás con dos dibujitos y algunas ideas para Tecnoescena. En verdad no teníamos ni idea de cómo lo íbamos a hacer.

Sol: ¿Cómo ni idea? ¿Cuál era la idea?

Diego: Bueno, sabíamos con qué queríamos trabajar y, más o menos, cómo llegar a eso. Pero cuando nos sentamos a trabajar, ¡nos dimos cuenta de que era un quilombo!

Sol. ¿Y con qué querían trabajar? ¿Con los celulares?

Fabián: Sí. Sabíamos qué tenía que suceder. Sabíamos que queríamos que sucedan cosas representativas de lo que queríamos contar. Pero, es cierto que, cuando hubo que realizarlo, hubo que ponerse a estudiar cómo hacerlo.

Diego: El origen de todo fue el uso del celular: cómo manipular cosas a través de los celulares.

Braude: ¿Y mandar fotos o videos? ¿Pensaron en eso?

Fabián: Habíamos hablado de eso... Pero luego llegamos a una síntesis y pensamos que preferimos palabras para poder encontrarles el sentido real. Una imagen es más abierta que una sola palabra.

Sol: ¿Y qué pasa cuando propones: envía “tu mensaje” al 44444 y te envían “tu mensaje”?

Diego: ¿Vos decís cuando te envían las palabras “Tu mensaje”?

Sol: Sí.

Fabián: Y…vos pedís que te envíen un mensaje y te envían las palabras: tu mensaje… es significativo.

Diego: Habla de la polarización cultural, de la brecha que existe en educación. En realidad, esto es sólo un detalle, quizás no estaba bien escrito el texto que nosotros construimos... de todas formas, la cuestión de fondo es que existe una brecha educacional muy grande.

Sol. Es extraño, porque esa persona por un lado va, está ahí. Y quiere participar y obedece la consigna. Pero envía “tu mensaje”.

Braude: Escuchándote, me quedé pensando…. Yo soy un poco reacio a las instalaciones interactivas, porque pienso que el espectador, muchas veces, se queda jugando con la opción que le da la obra y deja de percibir la obra, sólo percibe el juego…

Diego. Yo ya te tengo una respuesta para eso: las obras interactivas que viste son malas obras. Es decir, tu cuestionamiento era ese, por qué se quedan jugando…

Braude: No sólo eso. Digamos que la gran mayoría de los proyectos interactivos, y no sólo a nivel local, siempre apuntan a que el espectador pueda hacer esto o aquello… pero el espectador se queda jugando con la opción que le da la obra. Y termina siendo sólo eso: una atracción. ¿Cómo no caer en eso? ¿Cómo producir una obra en la que la interactividad produzca sentido?

Fabián: Quizás sea una decisión de los artistas.

Diego. No. Es una incapacidad de los artistas de comprender los dispositivos, entender los mecanismos y tener un manejo amplio de este tipo de cuestiones.

Fabián: Cuanto más abierta es la posibilidad de interactuar es también más abierto, o se diluye más, o quizás no le queda nada por decir a la obra. Cuanto más acotada es la interacción, es más fácil encauzar un sentido, me parece…

Alma: Yo pienso en los videojuegos, cuando los usamos no pensamos en que estamos interactuando. Recuerdo una charla en la que se hablaba de la subjetividad del jugador del video juego: cuando el muñequito se cae en un pozo el usuario dice “me morí”, no dice “se murió el muñequito”.

Braude: Quizás, a lo que yo me estoy refiriendo es al grado de conciencia de participación del espectador. Esto que decía Sol, que la propuesta es “envía tu mensaje” y muchas personas envían “tu mensaje”. Esas personas responden a la consigna, pero no reflexionan acerca de la consigna.

Diego: Justamente, el desafío del arte tecnológico tiene que ver con la capacidad del artista de generar un discurso crítico frente a esa tecnología. Que el espectador pueda superar ese nivel primero de contacto, de aprieto acá y se prende tal cosa. La capacidad de reflexión, de intuir, de percibir un sentido más profundo detrás de esa interacción, de ese recurso, de ese dispositivo, no está en la obra, está en la persona que va a ver eso. Entonces, ¿qué es primero el huevo o la gallina? Yo hace poco hablaba con unas amigas que estudian letras y filosofía y ellas me preguntaban qué gente iba a ver estas obras, me decían que se sentían excluídas frente al arte interactivo, que no entendían, que son cosas muy cerradas, que nunca te enterás cuando están este tipo de muestras. La realidad es que esto está recién empezando. Mucho tiene que ver con eso. Qué se yo, no estuve en los sesenta pero me imagino que frente a artistas como, no sé…

Sol: Cage.

Diego: Sí, u otro, para no ser medio obvio. No sé qué le pasaría a la gente en ese momento. Hoy, por ahí, estamos más acostumbrados a la música electroacústica. Si ves a alguien haciendo ruido con tres pedales y chupando un cable pelado, quizás no te parece tan extraño.

Sol: Lo mismo puede suceder en otras disciplinas. El año pasado vino Jerome Bell a Buenos Aires a montar “The Show must go on”. Una de las performers, me explicó que Bell utilizó canciones populares - sin deslizar ningún tipo de juicio de valor acerca de estas canciones -, que los espectadores tarareaban las canciones y hasta prendieron los celulares cuando escucharon “Imagine”. “The Show must go on” utiliza canciones como órdenes. Entonces por ejemplo, cuando suena la canción “I like to move it, move it”, el performer mueve algo que tenga ganas de mover. Lo cual, para muchos espectadores fue muy divertido. Ahora, lo que también me explicó esta performer es que en este sentido se perdió algo de la intención reflexiva de la obra. Acá no media ningún tipo de tecnología, pero aparece el mismo problema.

Diego: Lo que hay ahí es algo que va más allá del arte tecnológico y tiene que ver con la interactividad. Hay que hacer una distinción tajante en todo lo que es arte contemporáneo -por llamarlo de alguna manera-. Existe el arte reactivo y el arte interactivo. O sea, hay cuestiones que tienen que ver con el aprovecharse de la situación causa-efecto: yo toco ahí, se prende allá y me quedo tres horas tocando ahí. Esto sería arte reactivo. Lo que es interactivo propone un loop de retroalimentación entre el estímulo y la respuesta que genera otro estímulo. La obra se retroalimenta. Cualquiera puede hacer una obra reactiva, pero la cuestión interactiva es mucho más compleja, porque requiere de un entendimiento de los factores bastante más complejo.

Alma: Yo creo que está buena la interactividad, en cierto punto, cuando no te das cuenta de que estás interactuando. Y está bueno que si te das cuenta de que estás interactuando sea por una decisión de que querés interactuar, y no por un comando de “interactuá” y la obra se supone que funciona únicamente si yo interactúo y, bueno, yo digo pongo el dedo acá y me siento forzado, siento que me tengo que entusiasmar. Entonces, surge una distancia previa a la interactividad. En cambio, cuando uno usa internet y chatea con alguien, no sé da cuenta de esto. También está bueno encontrarse frente a cierto nivel de complejidad. Lo que decía Diego, que no sea sólo toco acá y prende allá. Que comiencen a intervenir cuestiones más complejas. Lo que me gusta de “Residua” es que vos decidís cuándo enviar el mensaje y, si no querés, no lo enviás y está todo bien. Pero además te encontrás con una cantante, que es algo que no podés controlar, y ni siquiera ella sabe qué va a pasar, porque está improvisando. Entonces, no estás pendiente de la interactividad.

Fabián: Yo pienso mucho en eso como espectador. A mí me incomoda mucho exponerme. El celular hoy, es una interfase recontra amigable. No es un desafío, no es una limitación para nadie a menos que no tengas celular o no tengas crédito…

Jajajjajajajajaajjajajajajajjaja!

Diego es Diego Alberti
Braude es Diego Braude
Fabián es Fabián Nonino
Alma es Alma Laprida
Sol es Sol Salinas

www.imaginacionatrapada.com.ar
6/02/2009

       
 
 
       

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Arte y Tecnología de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009. Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección de Arte y Tecnología. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior.

Multientrevista "Residua": "Cómo sería si + qué pasaría si = que terminó en esto = que aún no terminó" (primera parte) - por Sol Salinas

Entrevista a Andrés Piatek: "Atacás a la tela en blanco y todo tu cuerpo piensa y todo tu mundo interno se asoma" - por Sol Salinas

Entrevista Diego Alberti: Versión 1.1 - por Sol Salinas

“Jovencitas Mojadas”: Erótica de la esfinge - por Diego Braude

Entrevista Makarena Gagliardi: "Es más difícil animarse a ver, a sentir" - por Diego Braude

“Femmes”: Criaturas Celestiales - por Diego Braude

“UbuWeb”: La web que recuerda y construye - por Diego Braude

Más Artes Visuales...

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material