Cine / Drama - Crítica

"Fast Food Nation": Somos lo que comemos

por Sol Santoro sols@imaginacionatrapada.com.ar

(“Fast Food Nation”, USA-Reino Unido, 2006) Dirección: Richard Linklater Elenco: Greg Kinnear (Don Henderson), Patricia Arquette (Cindy), Bobby Cannavale (Mike), Paul Dano (Brian), Luis Guzmán (Benny), Ethan Hawke (Pete), Ashley Johnson (Amber), Kris Kristofferson (Rudy), Avril Lavigne (Alice), Esai Morales (Tony), Catalina Sandino Moreno (Sylvia), Lou Taylor Pucci (Paco), Ana Claudia Talancón (Coco), Wilder Valderrama (Raúl). Guión: Eric Schlosser y Richard Linklater; basado en el libro de Eric Schlosser. Producción: Jeremy Thomas y Malcolm McLaren. Música: Friends of Dean Martinez. Fotografía: Lee Daniel. Montaje: Sandra Adair. Diseño de producción: Bruce Curtis. Vestuario: Kari Perkins y Lee Hunsaker. Duración: 114 min.

Richard Linklater realiza la versión cinematográfica del libro de Eric Schlosser, manteniendo el mismo nombre. El propósito de la película es la denuncia, el revelamiento de la cadena de producción que antecede a la venta de una hamburguesa, como ícono de la sociedad norteamericana.

El punto de partida de la trama va a ser lo que permita disparar la historia hacia un amplio espectro que permitirá recorrer diversos espacios, problemáticas, niveles socioecómicos y posturas.
Greg Kinnear interpreta a Don, un gerente de Mickey´s (Disney dixit, Disney también como productor de cultura masiva) en él cual se percibe una mezcla de honestidad e ingenuidad.  La cadena esta siendo señalada y él tendrá que realizar un recorrido por las diversas instancias de producción para averiguar donde está el problema.

Si bien la marca es inventada por al autor del libro y guionista del filme, no hay ningún tipo de duda sobre la referencia directa que se realiza a las dos grandes cadenas de comida rápida de Norteamérica. Desde lo formal se subrayan las similitudes, ya desde el comienzo vemos los créditos en amarillo y rojo, fácilmente asociables con el logo de Mc Donald´s. Luego, en el transcurso de la película los espacios, los nombres de los combos, los uniformes, la rigurosa verticalidad en cuanto a los puestos de trabajo y otros detalles nos harán pensar directamente en las casas que ya conocemos.

En pleno momento del auge proporcionado por el lanzamiento de un nuevo producto, a Mickey´s se le presenta un contratiempo.  Una investigación que habían realizado jóvenes estudiantes universitarios había arrojado unas cifras alarmantes en cuanto a la calidad de las hamburguesas. Sin ningún tipo de eufemismos o rodeos el jefe de Don le advierte que los niveles de estiércol en la carne eran altísimos. A lo largo de todo el filme surgirán una y otra vez frases que refieren a esto junto con imágenes de gente comiendo los productos de la cadena y planos muy cortos a la carne. Cuando aún resuena en el oído del espectador la frase “there is shit in the meat” la cámara se acerca más y más a una hamburguesa algo quemada, grasosa que alguien se lleva a la boca.

La búsqueda de Don lo lleva de viaje hasta la fábrica donde se elaboran y congelan las hamburguesas. Allí aparecerá una realidad totalmente diferente a la de los gerentes de las casas de comida rápida. Inmigrantes mexicanos son llevados a trabajar a la planta donde son divididos por sectores donde realizan una y otra vez la misma tarea siguiendo el ritmo de la cadena de montaje.

Uno de los trabajadores, que tiene un cargo apenas más elevado que el de los recién llegado no tiene ningún tapujo en maltratar a sus empleados. Mientras desprecia a unos, seduce mujeres lindas que luego descarta, les ofrece drogas y promesas de ascenso, se subraya la idea de dependencia casi absoluta.

El tema de las drogas, si bien se sobrevuela esta analizado en función de las relaciones laborales. Dentro de la misma planta se ofrecen y venden estimulantes y energizantes que los empleados, o la mayoría de ellos, consumen para resistir más horas, para mantenerse despiertos y lograr aumentar su sueldo. Evidentemente hay un implícito entre empleadores y empleados con respecto a este tema, pero por otra parte, cuando sobreviene un accidente de trabajo, el control antidoping se convierte en al estrategia perfecta para justificar fallas y evitar conflictos legales por parte de la empresa.

Es allí, dentro de la planta de pulcra apariencia donde se permite develar y denunciar estos vínculos perversos.  Ahora bien,  ¿cómo llega esto a afectar la economía de Mickey´s?

A la vista todo es limpio, cuidado, vigilado y supervisado. Pero hay un pequeño detalle, la cinta que transporta la carne de un espacio a otro va demasiado rápido. El ritmo es inalcanzable para los empleados que no llegan a realizar la totalidad de las tareas. Las vísceras no llegan a ser separadas de la carne y todo junto cae en una enorme picadora, todo se mezcla, la carne esta sucia y así se congela y envía directamente al combo del consumidor.

La película no se limita a mostrar quejosamente las barbaridades que ocurren al interior de una planta. Se mueve de un lado a otro. Es evidente que si la Big One tiene éxito es porque hay muchísima gente que la consume, y otro tanto que se calla y hasta justifica los acontecimientos.

Si bien es cierto que subyace la idea de que nadie controla la calidad de los productos desde los organismos oficiales, el director va un poquito más allá. Un grupo de jóvenes, entre ellos una empleada de Mickey´s, se reúne y debate acerca de las acciones que podrían tomarse.

Entre ellos se percibe entusiasmo mezclado con algo de temor e incertidumbre. Saben que no están conformes con lo que sucede, pero  ¿Qué pueden hacer? La duda esta entre quedarse debatiendo y presentando cartas que nadie lea o pasar a la acción. Y optando por la segunda, ¿Qué acción?

Su decepción es enorme al verse frustrado el objetivo. Su meta era abrir los corrales donde se encuentran encerradas las vacas de la planta que antes fue protagonista. Rompen la verja, cortan los alambres llenos de adrenalina, saben que pueden ir presos por irrumpir en propiedad privada, y finalmente logran abrir un camino de salida. Pero para su sorpresa las vacas no quieren salir, están acostumbradas. No hay más razón que esa. Así como los consumidores están acostumbrados a comer sin preguntar, e incluso descreyendo de cualquier tipo de denuncia, el ganado también lo está, aunque tengan el camino libre se quedan allí, inmóviles, inmutables.

El filme  da cuenta de la complejidad de la situación. Por un lado, un sinnúmero de abusos sobre los que se sostiene la producción y por el otro medidas ingenuas o inoperantes que no pueden hacer frente a la situación.

Al terminar el filme sobreviene la sensación de las cadenas de comida rápida no son más que una excusa en algún punto. Si bien se focaliza allí, podría ser en alguna otra industria y todo parece tener que ver con un estilo de vida, con una forma, con una carrera hacia quien sabe donde.  Es esto lo que expresa el titulo, fast food nation, este modelo como modo de vida, encarnado en lo más profundo del inconsciente. La comodidad y el acostumbramiento de una sociedad que no se cuestiona ni lo que se lleva a la boca.

www.imaginacionatrapada.com.ar
18/10/2008

     
     

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Cine de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Cine

Artículos recientes:

“Slumdog Millionaire”: Los caminos del destino - por Sol Santoro

“Waltz with Bashir”: La representación como recuperación de la memoria... - por Diego Braude

"La Comunidad" y "El Inquilino": Paranoia y persecución - por Sol Santoro

"Fast Food Nation": Somos lo que comemos - por Sol Santoro

“Regresados”: Más acá la inundación - por Diego Braude

"La cámara oscura": Mirame de nuevo - por Sol Santoro

"Lars y una chica real": Lo otro como escudo - por Sol Santoro

“The Fall”: El relato como supervivencia - por Diego Braude

Más Cine...

 

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
   
   
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material