Cine / Drama - Crítica

"La cámara oscura": Mirame de nuevo

por Sol Santoro sols@imaginacionatrapada.com.ar

(“La cámara oscura”, Argentina, 2007). Dirección: Maria Victoria Menis. Guión: Maria Victoria Menis, Alejandro Fernández Murria. Intérpretes: Mirta Bogdasarian, Silvina Bosco, Fernando Armani, Patrick Dell Isola, Carlos Defeo. Fotografía: Marcelo Iaccarino. Música: Marcelo Moguilevsky. Montaje: Alejandro Brodershon. Duración: 88 minutos.

A fines del siglo XIX un barco llega a la Argentina, un enorme grupo de inmigrantes viene a establecerse al país. En el medio del tumulto que baja vertiginosamente por una pequeña rampa del barco a tierra firme hay una embarazada.

La mujer da a luz en este espacio de transición, que no es ni específicamente el barco pero tampoco es tierra firme. La gente pasa de un lado a otro, el parto transcurre casi como algo imperceptible.

Gertrudis llega a la familia cargada de varias miradas negativas, o negadoras. La madre no quiere tener una hija mujer, ni siquiera quiere ponerle un nombre. Por otra parte, como no nació en suelo argentino no es posible otorgarle la nacionalidad. Pareciera que todas las circunstancias reafirmaran la idea de no pertenencia, de rechazo.

María Victoria Menis lleva al cine la historia de la escritora Angélica Gorodischer y respeta el título original: “La cámara oscura”. Desde este comienzo se focaliza en el punto de vista. La cámara, como el lugar desde donde se ve, desde donde se fija una mirada. La importancia de aquel que mira y que se mira, como sujeto capaz de reformular la idea de belleza.

Con la familia ya instalada en Entre Ríos, Gertrudis crece y es criada como una sombra. Siempre vestida de negro, mirando hacia abajo y ocultándose. Su madre le recuerda una y otra vez con diferentes actitudes que ella es fea, que no cumple las expectativas; a pesar de tener un desempeño brillante en al escuela a la que asiste.

El contraste entre Gertrudis y sus hermanas en notable. Mientras estas se muestran extrovertidas y llenas de colores, Gertrudis es oscura. Se desplaza y mueve como achicándose, tratando de que nadie la mire, como le enseñó su mamá.

Cierto día un hombre llega a la casa a pedir la mano de Gertrudis. León había quedado viudo luego de un matrimonio escandaloso, su anterior mujer era señalada en el pueblo por sus aventuras y conquistas. Debido a esto él buscaba casarse con alguien diferente, opuesto, imperceptible.

Luego de un salto temporal, la protagonista es madre de cuatro hijos ya bastante grandes. Pero ella sigue igual, cumple el mismo rol que en la casa de sus padres. Su marido es la figura que sobresale en la casa y es admirado por sus hijos.

Como un lujo de la época y como un gesto casi hedonista,León contrata a un fotógrafo francés para que retrate a la familia completa. Jean Baptiste llega a la casa, se hospeda allí un par de días y comienza a fotografiar a todos. Gertrudis, por supuesto, se niega todo lo que puede a salir en las fotos y se esconde. León y sus hijos posan felices.

Pero a pesar del esfuerzo de la familia por lucir viriles, bellos y contentos, quien cautiva la mirada de Jean Baptiste es Gertrudis. La mira de una manera diferente, la observa.

Antes de viajar a Argentina, había fotografiado la guerra, el enfrentamiento directo con la parte más cruel de la humanidad y esas escenas tan desgarradoras habían cambiado por completo su modo de ver.

En Europa había comenzado a participar del movimiento surrealista. Como otros artistas había comenzado a buscar nuevas formas de expresión. Éstas eran necesarias ya que el canon de belleza había explotado. En este contexto las poses de León y sus hijos se convierten en algo absurdo, obsoleto. Su mirada busca descubrir algo diferente.

Gertrudis, con su opacidad y silencio es mucho más interesante para él. Y ese interés es el que por primera vez la corre del lugar de “la fea” o la introvertida o la que transita en silencio.

Jean Baptiste la sitúa en un espacio, la corre del lugar de transición que había ocupado hasta entonces. Su mirada es diferente, la descubre.

A través de su punto de vista, Gertrudis, a su vez, se redescubre. Se vuelve a mirar, desde otro lado. Se gusta, se observa.

En el pequeño laboratorio que monta Jean Baptiste en la casa de la familia muestra sus verdaderas creaciones. A él no le importa demasiado la foto familiar ni la reproducción vacía de la realidad. Se dedica a construir a través del fotomontaje: desde peces en el cielo a hombres con muchos brazos y cabeza de vaca.

Desde ese laboratorio la descubre a la protagonista. Un haz de luz produce un reflejo de ella que se proyecta sobre una pared exactamente dada vuelta. Eso mismo es lo que hace Jean Baptiste, ve lo mismo que habían visto tantas otras personas pero diferente

El cambio de Gertrudis no es físico. No es necesario que se maquille, se peine y cambie su vestimenta negra por otra llena de colores. No es una Cenicienta linda por una noche.

La subjetividad y la variedad de puntos de vista toman protagonismo. ¿Qué es bello? Y más aun, ¿Quién dice qué es lo bello? ¿Desde dónde y con qué parámetros?

A través de la cámara de Jean Baptiste las poses impostadas pierden realidad. La foto familiar y el paisaje no alcanzan. El fotógrafo busca otra cosa, monta imágenes dispares y crea sensaciones, visiones oníricas. En Gertrudis y en los peones encuentra un material mucho más puro y valioso para su creación.

Sobreviene la idea de realidad como construcción. Creación a partir de la mirada. Gertrudis, en este sentido, es reconstruida y se reconstruye. Hasta la llegada del fotógrafo el peso de otras miradas no le había permitido verse.

Finalmente Gertrudis levanta la cabeza, se mira al espejo y sonríe. Se sonríe. Se encuentra. Se relee a si misma. ¿Es linda? ¿Para quién?

www.imaginacionatrapada.com.ar
18/10/2008

     
     

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Cine de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Cine

Artículos recientes:

“Slumdog Millionaire”: Los caminos del destino - por Sol Santoro

“Waltz with Bashir”: La representación como recuperación de la memoria... - por Diego Braude

"La Comunidad" y "El Inquilino": Paranoia y persecución - por Sol Santoro

"Fast Food Nation": Somos lo que comemos - por Sol Santoro

“Regresados”: Más acá la inundación - por Diego Braude

"La cámara oscura": Mirame de nuevo - por Sol Santoro

"Lars y una chica real": Lo otro como escudo - por Sol Santoro

“The Fall”: El relato como supervivencia - por Diego Braude

Más Cine...

 

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
   
   
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material