Cine / Animación / Aventuras / Dreamworks / Aardman - Crítica

Lo que el agua se llevó - Dave Bowers y Sam Fell

“Lo que el agua se llevó”: Aardman después de Wallace&Groomit

por Diego Braude dbraude@imaginacionatrapada.com.ar

("Flushed Away", EEUU / Reino Unido, 2006) Dirección: David Bowers y Sam Fell. Guión: Dick Clement, Ian La Frenais, Chris Lloyd, Joe Keenan y Will Dayes; basado en un argumento de Sam Fell, Peter Lord, Dick Clement e Ian La Frenais. Producción: Cecil Kramer, Peter Lord y David Sproxton. Música: Harry Gregson-Williams. Fotografía: Brad Blackbourn y Frank Passingham. Montaje: John Venzon. Diseño de producción: David James. Dirección artística: Pierre-Olivier Vincent y Scott Wills. Duración: 90 min.

El estudio Aardman, responsable por la mítica serie de cortos animados (y su versión largometraje) “Wallace&Groomit”, vuelve acá asociada con Dreamworks (como lee la promoción, “los mismos productores de ´Shrek´ “) para presentar “Lo que el agua se llevó” (o en su título español “Ratónpolis”), más literal en su título en inglés “Flushed away” (que significa, más o menos literalmente, arrojado por el inodoro – “flush” se usa para referirse a “tirar la cadena”), apuntando al hecho de que el protagonista, Roddy St James llega de esta manera al lugar donde se desarrollará prácticamente toda la acción.

Lo que el agua se llevó - Dave Bowers y Sam FellDreamworks, en su producción cinematográfica en general cubre el espectro que va del cine de entretenimiento al otro más “de autor” o “serio”: en las producciones de sus últimos 2 años se pueden encontrar films como “La Terminal”, de Steven Spielberg, “Collateral”, de Michael Mann, “Meet the Fockers” – secuela de “La familia de mi novia” -, de Jay Roach, en 2004, “The Ring 2”, de Hideo Nakata, “Guerra de los mundos” y “Munich”, de Steven Spielberg, “Memorias de una Geisha”, de Rob Marshall, en 2005, y las próximas a estrenarse localmente “Cartas de Iwojima” y “La conquista del honor”, de Clint Eastwood, en 2006. En animación, sin embargo, desde “Shrek 2”, en 2004, la compañía ha presentado para ese segmento films que, al margen del despliegue técnico, fueron considerados “pobres” como películas en sí. Aardman, por su parte, y tras el pasaje a largometraje de sus personajes emblema, es uno de los estudios más respetados en su especialidad no sólo por su capacidad, sino por su creatividad y cuidado a la hora de armar historias. El resultado es un film que a la Argentina llega con bajo perfil y apuntando principalmente al target infantil (las 90 copias distribuidas son todas en castellano), pese a que tanto su argumento como su realización son más que aptas para los demás públicos (que, además, se pierden las voces de Hugo Jackman, Kate Winslet, Billy Nighy, Sir Ian Mckellen, Andy Serkis y Jean Reno).

Lo que el agua se llevó - Dave Bowers y Sam FellRoddy St James es un ratón mascota que vive en una casa de un barrio acaudalado de Londres (identificado por la calle Kensington, perteneciente a una zona residencial). Sus “dueños” se van de vacaciones, y el ratón festeja la libertad de deambular y usufructuar de los beneficios de la soledad, hasta que un ratón gordo llamado Sid emerge de las alcantarillas para tomar su tranquilidad por asalto. El simpático y reo regordete es una presencia incómoda, pero cuando Roddy busca deshacerse de él, cae en su propia trampa y es enviado, inodoro de por medio, a las cloacas de la ciudad. Llegado ahí, descubre una segunda ciudad, la que rigen ratas y ratones, como una Londres subterránea. Roddy busca ayuda para regresar a la superficie, pero cuando requiere la asistencia de Rita (una fiera y bella ratoncita que es quien conoce el camino), queda enredado en una trama que lo excede y que tiene a un sapo mafioso, su prima la rana francesa y un grupo de ratas inútiles como protagonistas. El solitario y estirado Roddy se ve envuelto en una serie de aventuras de las que sale, como es de suponer, como un inesperado héroe (que incluso termina disfrutando que una abuela ya delirante lo confunda con Tom Jones).

Si bien tiene un par de ribetes moralinos, “Lo que el agua se llevó” funciona más como film de aventuras que como fábula tradicional (estructura que, pese a todos sus giros cómicos, “Shrek” tendía a seguir, lo mismo que, de manera más forzada, “Madagascar”), con lo cual los personajes quedan liberados del corset del género y, fiel al estilo Aardman, exceden el pintoresquismo de Dreamworks para darles parlamentos y vueltas que los amplíen. Al mezclar los equipos estadounidenses e ingleses, la película está llena de guiños que apuntan a ambas culturas, como las continuas ironías sobre Inglaterra jugando la final de un mundial de fútbol, que esté ganando y eventualmente pierda por penales o que Roddy aparezca vestido como James Bond, o los chistes sobre la rana francesa. A todo esto se suma una atractiva banda sonora, plagada de covers cantados por un grupo de babosas que aparecen en todo el film – y en los lugares y de las maneras más inverosímiles - así como en los créditos finales.

La trama es sencilla y ágil, avanzando a través de diálogos fluidos y situaciones varias, con la consabida atención al detalle de los muchachos de ambos estudios, que no sólo conciben secuencias técnicamente deslumbrantes, sino que, además, hacen que trabajen dentro de y para el relato, y no a la inversa.

“Lo que el agua se llevó” tiene el brillo de los sofisticados espejitos de colores de la animación 3D de los grandes estudios, pero con la atención al detalle y al guión inteligente de la tradición Aardman.

www.imaginacionatrapada.com.ar
5/1/2006

     
     

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Cine de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Cine

Artículos recientes:

“Slumdog Millionaire”: Los caminos del destino - por Sol Santoro

“Waltz with Bashir”: La representación como recuperación de la memoria... - por Diego Braude

"La Comunidad" y "El Inquilino": Paranoia y persecución - por Sol Santoro

"Fast Food Nation": Somos lo que comemos - por Sol Santoro

“Regresados”: Más acá la inundación - por Diego Braude

"La cámara oscura": Mirame de nuevo - por Sol Santoro

"Lars y una chica real": Lo otro como escudo - por Sol Santoro

“The Fall”: El relato como supervivencia - por Diego Braude

Más Cine...

 

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
   
   
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material