Cine / Drama / Comedia Negra - Crítica

“Regresados”: Más acá la inundación

por Diego Braude dbraude@imaginacionatrapada.com.ar

Dirección y guión: Cristian Bernard y Flavio Nardini. Elenco: Luciano Cazaux (Guido), Carlos Garric, Diego Leske, Carlos Issa, Coni Marino (Melina), Francisco Nepomuceno (Lito), Luis Sabatini (Luis Lacrose), Marcelo Sein, Diego Capusoto. Producción: Cristian Bernard y Flavio Nardini. Música: Adrián Iaies. Fotografía: Wilson Rodríguez. Montaje: Felipe Guerrero y Santiago Martí. Dirección artística: Pablo Racioppi. Vestuario: Magda Banach. Web: http://www.regresadosfilm.com.ar/ Duración: 95 min.

Cinco años de trabajo pasaron por las salas de cine y, así como llegaron, se fueron. Confieso que mi contacto con el film fue de la forma que menos imaginaba. Una amiga me invitó a un centro cultural que nos queda cerca a ambos, apelando al imperativo categórico de "tenés que verla". Fue, entonces, en un living superdesarrollado de una casa vieja, rodeados de pinturas, detalles decorativos bizarros varios, cerveza servida en frascos de mermelada y sillones dispersos.

El film fue rodado en el frío invierno de 2007, pero traslada su acción a 2002. No muchos relatos eligen situar su ficción de forma consciente en aquella época. Para muchos, el 2002 está borrado del almanaque. Es un lugar al que no se desea volver (pero no porque no se desee realmente retornar; lo que se elige es no mirar, olvidar, desmemoriar, o sus diferentes variantes). Quizás, por eso, sea algo coherente haber visto la película en una sillón no del todo sano en un centro cultural pensado para no ser visto salvo que sepas que está ahí.

Un grupo de exalumnos se junta para festejar los 20 años de su egreso. 2002, 1982… fechas que hacen ruido. Un profesor los recibe con palabras en las cuales habla de un sueño en el que él es juzgado en base a sus alumnos; que si ellos no son capaces de pasar una prueba, él no habrá de despertar más. Dormir, soñar… tal vez morir.

Pasaron los ´80s, los ´90s, y esta generación de egresados que están llegando a la cuarta década se reúne. Los recuerdos vuelven, regresan, sobre lo dejado atrás. Hay una suerte de brecha no recuperada en esos 20 años. La reunión es la excusa para retornar a un pasado que todavía era potencial futuro, pero también una razón para no relatar lo ocurrido en el tiempo transcurrido entre ese entonces y este ahora. La introducción, esos primeros 5-10 minutos de film, cuentan lo que los personajes quieren, hasta cierto punto, ocultar: los fracasos, las transformaciones ético-morales, las negaciones, el llevar una vida que no es la que se quiere y, esencialmente, sentirse condenados a ella. 2002… no parece casualidad.

La reunión es un disparador. Los temas pendientes hacen su entrada, fantasmas, espectros. En la noche todo es posible, en la noche ocurre todo lo que sobra del día, o lo que el día iluminaría demasiado y haría demasiado visible. En la noche ocurre todo lo que “no debería” ocurrir. Un amor perdido. Un trío que fue inseparable que se encuentra para verse mutado y teñido por las broncas, las envidias, los bajones y la necesidad. Una vieja deuda que intenta saldarse.

Como en “76 89 03”, siempre está la posibilidad de un final feliz, de un desenlace que haga avizorar un futuro más luminoso. 2002… no es casualidad.

La pareja reencontrada recorre calles que se iluminan a su paso, desde los faroles públicos hasta las vidrieras donde se detienen. La ciudad en llamas de esos días queda en otro espacio, no el de ellos.

La urbe del trío es la de los tachos de basura incendiados como parte de los cortes de calle de finales del 2001 y principios de 2002. Es la Buenos Aires del escrache y de la furia, de la frustración. Uno de los amigos hace 20 años que vive en España y todo le fascina; como un bizarro turista, ve con una pátina de inocencia (inocencia que, por otro lado, perdió hace rato en el resto de su cotidianidad) una ciudad que no puede corresponderle. Los otros dos tampoco pueden compartir su visión; son sobrevivientes buscando alguien que les tire un salvavidas.

El hombre de la deuda, simplemente, no sabe con qué ha de encontrarse cuando busque pagarla.

Luces y sombras. Permanentes referencias históricas. La mirada que por momentos busca redención y en otros se vuelve sarcástica, ácida, como si dicha redención no fuera posible. Hay guiños y otros gestos al supuesto Nuevo Nuevo Cine Argentino, también a valores que se defendieron y luego mostraron su cara monstruosa y fueron negados. La Buenos Aires de “Regresados” se torna a veces oscuramente fantasiosa, lo que la hace todavía más carnal, más real. Los personajes oscilan entre el amor y la crueldad, como si eso fuera una marca registrada local. Buenos Aires Cambalache, Buenos Aires Yira Yira… Los escenarios, las luces, de manera romántica, son complementarios de los personajes, son su extensión en el espacio.

El trío cae en cierto momento de la noche en una tanguería, donde el Maestro de turno canta y se mofa, de todo, de todos, de la alegría y de la desgracia. No hay nada que valga demasiado…

Lo curioso es ver a personajes construidos con cuidado en la ficción. No son monstruos… son, en todo caso, quizás, demasiado humanos en su capacidad de errar (idea de patetismo). Podría decir que han sido moldeados con cariño y, sin embargo, ellos son personajes que no pueden (no se animan más) amar, apasionarse; la idea de fracaso se vuelve omnipresente, de falla estrepitosa (que nunca es responsabilidad de ellos, que siempre es culpa de otro u otros)… y, de todos modos, a pesar de eso, algo los hace seguir (para volver a intentar, incluso - aunque suene contradictorio con respecto a lo de unos renglones más arriba - soñar, o para volver a darse con la misma piedra), como si obtuvieran placer en ese implotar (ese tango melanco que se regodea en el propio sufrimiento innecesario)…

2002…

www.imaginacionatrapada.com.ar
7/11/2008

     
     

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Cine de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Cine

Artículos recientes:

“Slumdog Millionaire”: Los caminos del destino - por Sol Santoro

“Waltz with Bashir”: La representación como recuperación de la memoria... - por Diego Braude

"La Comunidad" y "El Inquilino": Paranoia y persecución - por Sol Santoro

"Fast Food Nation": Somos lo que comemos - por Sol Santoro

“Regresados”: Más acá la inundación - por Diego Braude

"La cámara oscura": Mirame de nuevo - por Sol Santoro

"Lars y una chica real": Lo otro como escudo - por Sol Santoro

“The Fall”: El relato como supervivencia - por Diego Braude

Más Cine...

 

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
   
   
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material