“Teruel y la continuidad del sueño”: Seguir soñando y jugarse la vida en ello

Los nacionalistas cuentan con la ayuda de los italianos y de la Legión Cóndor proveniente de Alemania. Los republicanos (en toda la complejidad que la palabra implica y que no alcanza aquí ni de casualidad a sintetizar todas las ramas que formaban parte y las contradicciones internas), cuentan con un yunque atado al cuello bajo el nombre de Stalin. Rafael Alberti y María Teresa León, por su parte, llaman al envío de obras en pos de conformar por diferentes medios un teatro revolucionario. Llega 1938, Franco apunta a Madrid. Las palabras de La Pasionaria (“¡No pasarán!”), ya no alcanzan. Los republicanos atacan Teruel a principios de año y demoran el avance, pero poco tiempo después llega el contraataque. Al final de la guerra, los exiliados se van con una palabra que les quema: “Volveremos”.

Teruel. Una pareja de brigadistas argentinos, Andrés y Julieta, actores ellos, están tratando de escribir una obra para mandarle a Rafael. Ella sueña con tanques y batallas que no identifica. Él la acompaña, la estimula. Juntos, juegan a que tras la puerta el mundo no se viene abajo. Ahí dentro, en su cuarto, en su escenario, por ese rato, son mayoría, son los que están ganando.

Hablar de la Guerra Civil Española es que se te ponga la piel de gallina con los relatos de quienes se fueron a arriesgar el pescuezo y que se te haga un estropajo el estómago por cómo terminó la cosa. “¡Volveremos!”, decían. Y los que vuelven son los fantasmas, los espectros, esos que están siempre entre acá y allá, que no terminan de irse jamás. Se quedan para molestar, para recordar, de jodidos que son. Entonces, acá son los actores a los que afuera les caen las bombas mientras ellos piensan en la obra que hay que entregarle a Rafael…

Afuera, un narrador relata los hechos, ubica en tiempo y espacio, indicando que se está en presencia de un pasado, el de los personajes adentro del cuarto sin paredes. Todo es memoria, ensayo. La obra es el proceso mismo de la escritura de la obra para Rafael, y un poquito más también, porque El Bachín siempre habla de ayer o de “algún lado” para poder hablar también del aquí y ahora (Brecht dixit).

Quizás es por eso que hay que meter al narrador adentro del cuarto sin paredes, porque hay que fundir el ayer con el hoy, para no decir que sólo se podía soñar ayer y añorar hoy, para obligarlo a él, el que pretende mirar desde la distancia, a que tome una posición y se la banque. Incluso a sabiendas de que Teruel se perdió, que se tuvieron que ir diciendo “¡Volveremos!”, de que no sólo los fascistas Pasaron, sino que se quedaron más de treinta años. Porque Teruel y Buenos Aires, después de todo, quizás no sean tan distintos, porque sin volver a intentar caminar por donde nadie caminó antes lo único que queda de Teruel es derrota, sangre y muerte.

Por eso reír, y reír mucho tambien. Porque la risa quita el miedo, como bien saben los que en Teruel, antes y después, allá y acá, se embanderaron en la Moral y las buenas costumbres, golpearon a la puerta de los cuarteles y se llenaron siempre la boca hablando de la tradición y el origen. Por eso reírse del gendarme que aparece en escena, todo tieso y circunspecto, todo rígido de tanta directiva, regla y mandamiento que se desarma cuando se relaja. Por eso puede Julieta seguir soñando con tanques que están por llegar, incluso a sabiendas de que Teruel se perdió, que se tuvieron que ir diciendo “¡Volveremos!”, de que no sólo los fascistas pasaron, sino que se quedaron más de treinta años. Porque Teruel y Buenos Aires, después de todo, quizás no sean tan distintos, porque sin volver a intentar caminar por donde nadie caminó antes lo único que queda de Teruel es sangre y muerte. Porque aceptar que es necesario dejar de soñar, que no vale la pena jugarse por nada y que este es el único mundo posible es la real derrota. Ayer, hoy, ahora y siempre.

Texto y Dirección: Manuel Santos Iñurrieta Intérpretes: Julieta Grinspan, Carolina Guevara, Marcos Peruyero, Manuel Santos Iñurrieta. Web: http://www.elbachinteatro.com.ar . Info sobre funciones de “Teruel y la continuidad del sueño”

Para contactar a Diego Braude, clickear aquí

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

Deja un comentario

  

  

  


*

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Archivos