“Después del Borde”: Entre la muerte y la locura

Ver la obra de Heidi Steinhardt “Después del Borde” es ingresar a un mundo de fantasía que se ampara poéticamente en lo fantástico. Así, la escenografía que propone Alejandra Polito, cumple la función de situar a los seis personajes, así, se recrea un mundo similar al bosque donde podría haberse perdido la Alicia de Lewis Carroll. Lejos de conservar la inocencia de la estructura escenográfica y del vestuario, los personajes de “Después del borde”, van acercando sus historias, dejando en ellas los motivos que los acercan a la muerte y a la locura, motivos que los anclan y los retienen en un lugar falso, que los detienen en el tiempo.

El manejo del espacio y del tiempo en la obra es creado por los relatos que construyen los personajes, los relatos con los que se dirigen a un receptor que ubican por momentos en el lugar de terapeuta, y que no es necesariamente el espectador. Y no lo es, porque el nivel de emociones que transmiten todos los personajes involucra a quienes escuchan, rompiendo un posible distanciamiento.

Esta obra de relatos fragmentados, de mundos desgarrados, de faltas, de vacíos, se centra además en diferentes miradas femeninas sobre el mundo. Así, el Hada Mariposa esconderá su tristeza bajo gestos duros y discursos que los acompañan, pero que dejan entrever esa angustia existencial que padece. Lila, por el contrario, mostrará un llanto desgarrador frente a la impotencia que le genera ser una mujer sin poder de decisión. El Molino Verde transitará el paso de la alegría a la tristeza, causa de un descuido que la llevará a detenerse en el sentimiento de culpa. Ese mismo sentimiento de culpa que transita Inis frente a un deseo prohibido. Quizás, el relato más desgarrador donde la culpa se encuentra difusa -repartida entre Dios y el propio personaje- sea el de Princesa Ahogada, que reclama entrar al mundo donde está su padre, desde su eterna infancia doliente. A diferencia de estos cinco relatos -donde la angustia, los reclamos, las culpas, los odios y la falta de afecto cobran protagonismo entre la platea- Las Cosas ofrece una mirada un poco más distendida sobre las pérdidas, que ofrece gotas de humor, equilibrando la atmósfera que gobierna la obra.

Universos claros encerrados en la oscuridad, mundos que conservan la inocencia y la dulzura frente a los hechos que los atrapan. Y quizás, es con ese espíritu que se construye y se crea cada elemento de la obra. Así, si bien es una pieza difícil de descifrar en su totalidad por el nivel simbólico del mundo fantástico que la compone, se convierte en una obra que construye un todo, un todo de sombras y de luces que ofrecen fragmentos para sentir, más que para dilucidar con el intelecto (o al menos es la sensibilidad la que gana la partida en este caso).

Dramaturgia: Heidi Steinhardt Dirección: Heidi Steinhardt Dirección capítulo Princesa ahogada: Miguel Israilevich Colaboraciones en direción y puesta en escena: Carla Pessolano Actuan: Maida Andrenacci, María Colloca, Ana Clara Schauffele, Heidi Steinhardt, Silvia Villazur, Sofia Wilhelmi Vestuario: Amelia Barros Diseño de escenografía: Alejandra Polito Diseño de luces: Silvana Correa Realización escenográfica: Nacho Pola Diseño gráfico: Sebastián Castro Entrenamiento corporal: Ana Quirós Entrenamiento vocal: Nora Pessolano Asistencia de dirección: Gabriel Guz Prensa: Simkin&Franco Coordinación de producción: Daniel Kogan Puesta en escena: Carla Pessolano Colaboración en dirección: Carla Pessolano. Info sobre funciones de “Después del borde”

Para contactar a Jimena Trombetta, clickear aquí

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

Deja un comentario

  

  

  


*

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Archivos