“Las impacientes Polonski”: Globulitos al ataque…

Dos mujeres esperan para ir al entierro de una tía. Aguardan impacientes que las pasen a buscar mientras tratan de no dejarse descubrir entre ellas, de no exponerse, hasta que ya no sea posible conservar las fachadas. Y en ese mientras tanto, esperamos junto a ellas y  nos sumergimos en sus historias y excentricidades.

Amalia y Mónica son primas. Parientes de esos que no se frecuentan mucho, que se juntan de vez en cuando para alguna ocasión especial como estas: la muerte. Cada una  vive en su universo particular, entre deudas, ofrendas paganas y adicciones alternativas. El té resulta ser el ritual obligado de visitas, inconcluso , y disparador de temas. Amalia está obsesionada con las terapias alternativas, adicta a los globulitos (¡la cura indicada para cualquier peste!),  pasa sus tardes leyendo revistas de las que obtiene todo su conocimiento (¡Susana se las sabe todas!). Mónica, una mujer de alta alcurnia venida a menos,  endeudada, perseguida por la AFIP, que hace pasar a los empleados de la misma por posibles candidatos. (¿Se terminará enganchando alguno?) Aquí todo es posible.

Ellas van descubriéndose, e incluso exponiendo algún que otro pedazo de piel ante un dios personal  que cuelga de la pared. La risa se vuelve inminente a cada momento. La formula es exacta: dos personajes con costumbres muy extrañas trazadas con alguna que otra miseria que da fondo a todos estos disparates que estas mujeres llevan a cabo.  Porque cantarle el himno nacional al pajarito muerto de Amalia no debe ser de lo más común.

Pero, ¿qué es aquello a lo que no se pueden enfrentar? ¿Qué esperan estas mujeres? ¿Qué temen? El mundo sobre el cual ellas accionan tiene sus propias y únicas reglas. Allí adentro nadie les puede decir nada, nadie hace o deshace. Porque allí, dentro de su bunker, ellas  son infalibles. El afuera resulta demasiado peligroso. Escuchamos junto a ellas algún hit del dinosaurio Barney. ¡Un ataque de amor las amenaza! Nuevamente, todo es posible.

Porque, finalmente, estas primas Polonsky son dos mujeres solas, una junto a la otra,  algo extrañas, particulares, remilgosas, pesimistas de a momentos, entusiastas en otros. La vida es dura, pero al fin y al cabo, no somos más que un pequeño punto en una inmensidad aplastante. La dejadez, la intolerancia, las obsesiones y el siempre querido resguardo. ¿Existirá alguna  solución más allá de la ingesta de bolitas blancas?  …

Autoría: Laura Eva Avelluto Dirección: Leticia Torres Actúan: Laura Eva Avelluto, Sol Ricci Realización de video: Damian Ianniello Fotografía: Estefanía Piotrkowski Asistencia de dirección: Rocío Orlandino Prensa: María Paz Tibiletti Dirección de arte: Soledad Gonzalez Web: http://lasimpacientes-teatro.blogspot.com/. Info sobre funciones de “Las impacientes Polonski”

Para contactar a Agostina Dolcemáscolo, clickear aquí

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

Deja un comentario

  

  

  


*

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Archivos