Sucedió en Rafaela. Primera parte

Entrevista a Marcelo Allasino, Director artístico del Festival de Teatro de Rafaela, Director teatral y responsable del Centro Cultural La Máscara

Es julio yen el Boulevard Santa Fé de la ciudad de Rafaela (pcia de Santa Fé) se va juntando gente. Salgo a la terraza del hotel y hago algunos planos generales. El tráfico de una de las manos está cortado, porque por ahí está por comenzar el desfile. En todo poste o ubicación que se preste, pueden verse los carteles de diferentes partidos políticos promocionando a sus candidatos – es que en breve habrán de ocurrir las elecciones para gobernador de la provincia de Santa Fé y para intendente de Rafaela -. El desfile, no obstante, tiene otra razón de ser.

Momentos después, mientras una araña gigante avanza por entre la gente y se dirige al Teatro Laserre, en algún lugar de la muchedumbre festiva, Marcelo Allasino sonríe satisfecho. Es el director artístico del ya tradicional Festival de Teatro de Rafaela y esta es su inauguración.

La gente suele suponer (o, si se quiere, no es inusual que lo haga) que armar un festival, sobre todo uno de artes escénicas, es sólo programar las obras que habrán de participar. Con ese criterio, todos los festivales se parecerían y se olvidaría que cada ciudad tiene sus peculiaridades, que no todos los públicos reaccionan de la misma manera o expresan las mismas necesidades, que los espacios específicos de cada geografía presentan tanto limitaciones como potenciales creativos.

De esta manera, me encontré una de las noches que pasé en Rafaela saliendo de un viejo Club de Automóviles, luego de ver “Manipulaciones II: Tu cuna fue un conventillo”, de El Muererío Teatro, y lamentándome por no haber podido asistir a una de las funciones en espacios vecinales. Ese mismo día, había recorrido la ciudad en “Los Filántropos”, un audiotour, una obra ficcional de BiNeural – Monokultur realizada específicamente para el festival y para las posibilidades de Rafaela (con investigación histórica previa incluida).

Hace un par de años, empecé a preguntarme por lo que implica realizar un festival. Por eso, sigo preguntando.

Posdata y al margen: En el caso de Buenos Aires, el desembarco de otro miembro del conocido en su momento durante el gobierno de la Alianza como Grupo Sushi (otro ex miembro es el propio Ministro de Cultura Hernán Lombardi), Darío Lopérfido, al frente del FIBA, ya se ha mostrado controvertido, al retroceder en la mejora que el FIBA ’09 había resultado en cuanto a la relación con las salas (las cuales son parte importante del patrimonio cultural que el teatro representa en la ciudad de Buenos Aires) y la desprolijidad a la hora de fijar las fechas de las convocatorias para obras locales, entre otras cuestiones que muestran coherencia en cuanto al trato con el mundo y los trabajadores de la cultura por parte de la gestión del color amarillo. Un detalle interesante, sin embargo, es la puesta en escena de Villa + Discurso, del chileno Guillermo Calderón, en el ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio Virrey Cevallos… ¿habrá sido por error, teniendo en cuenta que hasta este año la gestión PRO había intentado desfinanciar, literalmente, a estos Espacios para la Memoria?

Para contactar a Diego Braude, clickear aquí

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

Deja un comentario

  

  

  


*

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Archivos