entrevista CIA. DE FUNCIONES PATRIÓTICAS : “Revisar la historia o restaurarla es trabajar con los relatos conservadores de los hechos”

Cada vez hago menos entrevistas, por lo que cada vez las elijo con más cuidado, por lo que cada vez soy más estricta conmigo misma; ya nunca les dedico menos tiempo del que merecen y del que me gusta darles.

El 23 de julio  asistí por primera vez a una performance de la Cía. De Funciones Patrióticas: HISTORIA DE CÓMO NUESTRO AMIGO PANCHITO GONZALES SE SINTIÓ RESPONSABLE DE LA EPIDEMIA DE PESTE BUBONICA EN ZONA SUR,  sobre un texto de Osvaldo Dragún. Ese mismo día, mientras disfrutaba de la merienda patriótica ofrecida por la cía. luego de la función, supe que el espectáculo se realizó en esa fecha en conmemoración al 76° aniversario del asesinato del senador Enzo Bordabehere en el recinto del Senado Nacional durante la sesión en la cual Lisandro de la Torre daba a conocer su investigación sobre el comercio de la carne, hecho  que se produjo el 23 de julio de 1935. La carga política de aquella fecha histórica, la carga política de la fecha de la performance, la estética del souvenir, las notas que encontré luego de la presentación – entre otros elementos -, me interesaron especialmente.

¿Qué es el teatro político?  ¿Es correcto  vincular siempre la idea de debate y acción al teatro político? ¿Qué pasa con las intenciones, con los efectos esperados por los artistas? Más allá de las intenciones, ¿qué incidencia tiene el contexto – la fecha de la función, la recepción, el contexto social en general- sobre una obra?

Un mes después asistí a EDUCACIÓN y DISTANCIA. Un vaticinio grotesco sobre el inminente final de la Escuela Pública realizada, performance que formó parte del ciclo multidisciplinario “Provinciano en Buenos Aires, porteño en las provincias. Argentino en todas partes”- organizado por el Centro Cultural Rector Ricardo Rojas (UBA) en relación al  bicentenario del natalicio de Domingo Faustino Sarmiento- y entrevisté a Martín Seijo, el director de la compañía.

Sol Salinas: ¿Qué serían las Funciones Patrióticas ? ¿Podríamos decir que se trata de una serie de performances que nunca se repiten?

Martín Seijo: Sí y esta es justamente una excepción. La propuesta del Rojas fue hacer 4 funciones en relación al bicentenario del nacimiento de Sarmiento, por lo que nosotros fuimos buscando y encontrando variantes. Por eso, propusimos distintos finales para cada función.

S: La propuesta de la compañía es bastante clara, digamos que podemos señalar distintos ítems. La no repetición de las performances, la relación con el contexto: con las fechas: las puestas se realizan en función a fechas patrias o efemérides … en el blog también leí que el repertorio tiene un sentido revisionista

M: O restaurador

S: ¿Cómo sería esto de revisar o restaurar?

M: Se trata de revisar la historia o restaurarla en el sentido de trabajar con los relatos conservadores de los hechos.

S: ¿Ustedes investigan la validez de los relatos históricos o los utilizan como relatos de ficción?

M: Los tomamos como material de trabajo. Yo, por ejemplo y en general, desde la escritura tomo textos actuales y los combino con otros textos que a su vez voy adaptando. En esta oportunidad concretamente tomamos frases de Sarmiento y frases actuales y trabajamos las combinaciones.

S: Casualmente (o quizás no) estuve leyendo a Osvaldo Pelletieri  y en referencia a  la relación  teatro- historia, él propone 3 variantes distintas: 1) la que se propone escenificar hechos históricos.

M: Una propuesta didáctica

S: 2) La que propone revisar o rectificar la historia y 3) la que trabaja con la historia como mito.

M: Bueno, nosotros justamente buscamos parodiar esa primera variante. Me refiero a esas propuestas pedagógicas en las que encontramos un personaje histórico que va pasando por distintas situaciones; nosotros de alguna manera parodiamos esos relatos. Con respecto a la segunda variante, yo creo que al volver atrás siempre se revisa algo. Por ejemplo, cuando conmemoramos la muerte de Castelli nos encontramos con que su muerte fue un 12 de octubre…  él luchó toda su vida por lograr la independencia de España y justo murió en esa fecha.  Nosotros pensamos en trabajar con este personaje porque nos pareció que estaba un poco relegado… aunque ahora está la idea de rescatarlo a él y también a Moreno

(Tiempo)

Con respecto a la historia como mito, nos interesa trabajar ciertos próceres en tanto mitos. En la performance de hoy los  textos acerca de la importancia de la educación son de Sarmiento, pero también los insultos. Todos los insultos que se dijeron hoy fueron dichos por él - “indios ignorantes”, por ejemplo -. Es un personaje que hoy está muy cuestionado, pero no fue siempre así. Justamente, a nosotros nos interesa trabajar con cómo se reconstruye la historia, como va cambiando el relato…    Inclusive la historia oficial; no existe  LA historia oficial  sino LAS historias oficiales, los que fueron oficialistas en un momento quizás fueron oposición en otro y así sucesivamente.

(Tiempo)

Uno entonces va investigando. Yo, por ejemplo, busco las críticas de las puestas originales de los textos que trabajamos y encuentro pautas de cómo funcionaron en su momento y de cómo fue la puesta. Se trata de críticas muy bien escritas, ¡y también terribles! Por ejemplo, con respecto al texto que se refiere a Castelli – que es de Lizarraga y se llama Tres jueces para un largo silencio  - la crítica que salió en La Nación  era destructiva: ¡¡les proponía directamente que se dediquen a otra cosa!! Pero a otros diarios con tendencias más desarrollistas y con otras aperturas -incluso Clarín mismo, pensá que estamos hablando de los 60- les caía bien Castelli y les parecía bien que se rescatara ese personaje. La ideología  de la crítica se puede delinear de acuerdo a  si les parecía bien o mal que se rescate a ese personaje.

S: ¿Y qué encontraste respecto del texto de Dragún?

M: Mirá, por suerte Mercedes Halfon nos facilitó el material que va publicando el Instituto. Son unos tomos que realmente están muy buenos y traen DVD que te muestran fotos  y videos de algunas puestas, están muy buenos realmente. Y ahí encontré el texto de Dragún – el de Panchito- y me gustó mucho. Cuando encuentro un texto busco que me guste, pero también busco que nos sirva de acuerdo a nuestras propuestas. Pensá que siempre cantamos el himno y el tema del souvenir que entregamos a los espectadores también es importante…y el vestuario que tiene que ser más bien homogéneo. Nosotros buscamos presentarnos como un grupo constituido  también visualmente, por eso usamos uniformes o algo que nos integre visualmente. En fin, a partir de estos elementos voy descartando, porque con algunos textos me pasa que no se me ocurre cómo llevarlos hacia nuestro tipo de propuesta. Con el texto de Dragún  me pasó que enseguida pensé en que los actores sean carniceros  y el texto se refería a un cargamento que iba a África del Sur y  yo pensé en que el cargamento vaya a zona sur – pensá que en ese momento electoral referirse a la zona sur tenía otra carga -.

S: Y sí.

M: Y bueno, el texto me cerró en muchos sentidos así que lo usamos.

S: Volviendo al tema de estos ítems que describen a la Cía. de Funciones Patrióticas, ¿me falta algo importante?

M: Sí, el tema de las meriendas. Hoy fue un brindis porque es de noche

S: Ah, sí, sí, es cierto. ¿Cuál es la idea? ¿Se trata de agasajar al espectador?

M: Sí, aunque ayer el vino estaba un poco picado…

Jajajajajajajjaaj!

M: Mirá, la idea es que el público se lleve algo único: la función, el souvenir, hasta la merienda. Nos gusta agasajar a ese espectador que vino y vió la obra…no adularlo, sino simplemente recalcarle el hecho de que él también es protagonista de esto único e irrepetible y que, junto a nosotros, es el único testigo de lo que pasó; no es lo mismo salir de una función y contarle a alguien y que ese alguien tenga la chance de ir a ver esa obra o quizás hasta ya la vió. También pienso en que una obra que se repite mucho, creo que puede ser que se desgaste, que se le empiece a ver el hongo… y en el teatro independiente aun más. Pensá que empieza a escasear el público y bueno, hay que remarla más. Yo los veo a los actores, la energía que tienen en cuanto entran en contacto con el público… saben que es la única chance que tienen y la aprovechan el máximo. Así que el agasajo tiene que ver con esto, con no escatimar en el esfuerzo. En este sentido cada performance es un gasto “improductivo “que no se va a amortizar en las sucesivas funciones – porque sólo hay una- y que va en contra de todos los cálculos, va en contra de la parte “capitalista” de esta actividad . El valor entonces no va estar dado por la cantidad de funciones, ni de público, ni por los premios obtenidos.

S: ¿Esta forma te deja fuera del sistema de premios?

M: Me deja fuera del sistema de premios y también de los subsidios porque no podemos justificar equis cantidad de funciones. Podríamos pedir subsidio para salir de gira, pero tendríamos que hacer coincidir esas fechas con fechas patrias… Estamos obligados a crear otras maneras circulación y de exhibición… digamos que para que una obra sea un éxito es necesaria cierta cantidad de funciones, de espectadores, quizás algún premio… ¡pero esto no tiene que ser necesariamente así! ¡Esta no es la única forma de hacer teatro! Esta idea del número, de la cantidad y de la repetición tiene que ver con el capitalismo, pero el teatro es anterior al capitalismo y también puede desplegarse de otras formas.

S: Te pregunto acerca de esto de agasajar al espectador porque leí una nota  en la que se plantea que el teatro político  propone poner en jaque al espectador. En este sentido: ¿la Cía. de Funciones Patrióticas hace teatro político?  ¿Se propone incomodar y hacer reaccionar al espectador? ¿ predica entre conversos,  “entre nos”? 

M: Mirá, a nosotros  justamente nos interesa esto del teatro político didáctico y pedagógico como forma a parodiar. Tres jueces para un largo silencio, por ejemplo, es recontra esquemático y maniqueo, están los buenos y los malos y punto. Nosotros justamente trabajamos con la parodia de este esquema. Hoy, por ejemplo, en un momento la maestra sarmientina toma el micrófono y todo se pone solemne… parece que va a decir un texto de Sarmiento pero no lo hace, se trataba de un chiste y de reírse de esa idea.

S: Está remarcado este recurso (el texto podía leerse en una pantalla y al final del mismo, uno podía ver que el autor no era Sarmiento sino Biolcati)

M: Sí, está remarcado… y es más: a nosotros también nos parecen válidas esas formas porque en otro momento fueron una manera de hacer teatro, fueron válidas y útiles porque generaban algo en el público.  Hoy el público que viene está informado y es muy escéptico frente a estas formas. A mí me parece que siempre hay que situarse, ponerse en situación… pensá por ejemplo en el teatro en la Rusia de la revolución, pensá en Brecht.

S: Ya que lo nombrás a Brecht y retomando mi pregunta ¿qué pasa con los efectos, con lo que provocan estas funciones? ¿Piensan en esto? ¿Hay algún tipo de intención en este sentido?

M: No apuntamos a que se produzca un debate político en la platea ni planteamos un debate posterior a la función, ni nada parecido. Sin embargo, han surgido ciertos debates entre nosotros porque no estamos de acuerdo en todo. Por eso decimos que hacemos teatro patriótico y que para hacer este tipo de teatro hay que ser mercenario: revisar la historia y las propias ideas. Porque si no, todos pensamos lo mismo, todos decimos lo mismo, hacemos la función para volver a decirlo y nos divertimos un poco y chau, hasta luego. Nosotros no queremos convertirnos en eso. Por ejemplo,  en la performance que hicimos en Proa – con la adaptación de Dragún - no fue que dijimos vamos a hacer algo para oponernos a Macri, no. El texto hablaba de un packaging colorido y yo después en la calle y viendo las propagandas me acuerdo que me cayó la ficha y que me pareció que estaba bueno sumar por ahí. Podría no haberlo hecho, pero lo hice. Y sé que eso parece ubicar a la obra en una dirección clara,

S: Y sí, creo que así fue.

M: Sí, yo fui consciente de eso y traté de buscar equilibrio por otro lado.

S: ¿Equilibrio en qué sentido?

M: Claro, no la armamos para oponernos a Macri – tampoco para apoyarlo, claramente-. Es decir que no  queríamos que la obra sea solo una campaña. Después, bueno, la gente hace lo que quiere y sale y dice lo que le parece. Aunque en ese caso el diseño de la gráfica era muy evidente…

S: Y la fecha de la función.

M: Claro, la fecha, la situación electoral de por medio, el lugar. De todas maneras la obra apuntaba -más que a tratar de cambiar el voto de alguien – a decir esto viene de largo, ¡ojo! Hay revisar la historia, darle una dimensión histórica a la forma de pensar. Me parece que nuestros últimos trabajos están más relacionados a la situación coyuntural y política, justamente debido a la situación actual. Pero en nuestros primeros trabajos tenía más peso el tema de los próceres, quiénes fueron y también el tema de cómo se reconstruye la histori – si bien yo siempre trabajé intercalando textos actuales en las adaptaciones…es un procedimiento que suelo usar -.

S: ¿Sí? En La historia de cómo nuestro amigo Panchito se me pasaron estas citas, no recuerdo ninguna.

M: ¿Viste la parte en la que transportan la carne de rata?

S: Sí.

M: Bueno, ese texto que dice que ellos llevan y traen pero que no saben ni tienen por qué controlar lo que transportan. Ese texto es una declaración de Moyano que hizo en relación a la mafia de los medicamentos.

S: ¿¿¿¿Sí????

M: Jajajja, sí. Y hoy citamos a Biolcatti.

S: Sí, sí, ahí me di cuenta y además pusieron el procedimiento en evidencia. Digamos que en general cuando escribís adaptas textos de dramaturgos argentinos no contemporáneos – bueno, justo hoy no- a lo que le sumás citas de políticos contemporáneos. Además, vi en Panchito que nombraste a Dubatti, que incorporaste algo de la teoría teatral o algo así.

M: Sí, cada tanto me gusta citar a algún personaje de la actualidad teatral. En ese caso se trató de una cita falsa.  Lo que dice el actor es “el teatro de hoy es más afín a los cómos que a los porqués”. No sé la verdad si Dubatti escribió algo así. Seguramente, sí. Por ejemplo, cuando habla de las micropoéticas, la caída de los relatos… Casi todos hablan de esto. En realidad, ahí quise hacer un chiste para gente de teatro, es nuestra cuota de ombliguismo por función. De hecho, el libro citado no existe, se titula “El teatro soy yo”, de Jorge Dubatti.

S: Aparece lo que dicen que tal dijo.

M: Los famosos conceptos que circulan pero que realmente nadie escuchó ni leyó.

S: Y decime, ¿La Compañía de Funciones Patrióticas es más afín a los cómos que a los porqués?

M: Bueno, a ver…los porqués no pasan por el “mensaje”; pasan por el no repetir, por los agasajos, por la búsqueda de un momento único y festivo. Los cómos pasan por ser precisos, por respetar nuestras propias propuestas – a pesar de que a veces se nos complica y acá surgen las variantes-, por los procedimientos de los que fuimos hablando, por la idea de sostener un elenco estable.

S:  ¿Los cómos y los porqués se parecen y están entrelazados, ¿no?

M: Y sí, sí, claro…

Para contactar a Sol Salinas, clickear aquí

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

Deja un comentario

  

  

  


*

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Archivos