entrevista.breve. YANINA LEONARDI

entrevista.breve.

YANINA LEONARDI

 ACERCA DE LO POLÍTICO EN EL TEATRO.

Todo teatro es político

en tanto todo acto humano también lo es

sin embargo,

cuando decimos teatro político entendemos que nos referimos a cierto tipo de expresión artística.

                                                       ¿Qué es el teatro político?

 ¿Cuál es su especificidad?

 ¿ Existe UN tipo de teatro político?

Buscando material para un artículo acerca de la Cía. de Funciones Patrióticas encontré una nota con un comentario de Yanina Leonardi en el que resonaban las preguntas que me estaba haciendo y en un principio la contacté con la intención de hacerle alguna pregunta… que finalmente fueron unas cuantas … que finalmente fueron esta breve entrevista.

 

Sol Salinas: Comencé a pensar en contactarte cuando leí un artículo que  dice:

¿Hasta qué punto el teatro político -y más cuando es tan decididamente didáctico- sólo predica entre conversos, en este caso a un “entre nos”? ¿A quién puede incomodar el planteo de la obra? A la salida le comparto esta inquietud a Yanina Leonardi, experta en teatro político, y me responde lúcidamente que el público en este tipo de espectáculos siempre es “parroquial”, que se trata de una propuesta que corrobora más que incomoda.

Así que  me gustaría comenzar esta breve entrevista pidiéndote que desarrolles el concepto de “público parroquial.

Yanina Leonardi: En principio, cabe aclarar que el concepto de “público parroquial “pertenece al investigador en teatro argentino Osvaldo Pellettieri, quien lo empleaba para hacer referencia al público que asistía a las representaciones del Teatro del Pueblo, haciendo extensiva esta particularidad a todo el “teatro de arte” de la década del ’30 en adelante.

La característica de este público –cuya extracción social era la clase media, en particular determinados sectores de la misma-  era que reclamaba discutir en el teatro sus problemas e inquietudes de índole política y social. Adhería a una concepción didáctica del teatro, que concebía a esta disciplina  como pura comunicación. Precisamente será esta  una de las especificidades del teatro argentino: discutir la realidad nacional en escena, más aún en su vertiente realista. Asimismo, los temas a tratarse tendrán que ver con los intereses de ese sector social.

Por otra parte, este público encontraba una total identificación con los objetivos planteados por los grupos del Teatro independiente,  al igual que con su concepción de la cultura argentina. Esta última será dominante dentro de nuestro campo teatral y se mantendrá inalterable prácticamente hasta la actualidad, si bien se dieron algunos desplazamientos y el surgimiento de nuevas voces. Este carácter parroquial del público continuó en la década del ’60 en el marco de la segunda modernización del teatro argentino, donde el teatro pasa a ser producido por y para la clase media, convirtiéndose en el ámbito donde estos sectores debatían sus inquietudes. Y obviamente que en la actualidad, el público porteño conserva aún en gran parte esa característica. No obstante, cabe mencionar que hubo cambios en su conducta desde la apertura democrática en adelante.

S: ¿Cuáles fueron estos cambios o cuál te parece que es el más notable?

Y: Como te mencionaba anteriormente, surgieron voces que innovaron estéticamente. A partir de la llegada de la democracia hubo nuevas temáticas y nuevos formas de abordaje. En particular, creo que la llegada de determinadas formas populares en proyectos pertenecientes a  distintos teatristas es lo más significativo. Sobre todo porque se trataba de un arribo de lo popular al ámbito del teatro de arte. De todos modos, creo que esos cambios no lograron desplazar la ideología dominante de nuestro teatro, particularmente su concepción culta del arte. Hay algo que no pudo revertirse, ni siquiera con la incursión de lo popular por estos años (de mano de creadores como Audivert, Bartis, Kartun, entre otros), que es recuperar una tradición popular, particularmente en la actuación, tal como existía en el campo teatral porteño hasta por lo menos la década del ‘60. Eso puede observarse hoy en día cuando se representa un sainete o un grotesco. A los actores les cuesta muchísimo construir a esos personajes ya que son muy lejanos, casi inexistentes.

 S¿Te parece que el teatro independiente es elitista, que está hecho o que queda entre algunos pocos?

Y: Me parece que las agrupaciones que integraron el teatro independiente en los años ’30 tuvieron como objetivo llegar a los sectores populares pero, por distintos motivos, eso no pudo lograrse. Posteriormente, en los ’60, se circunscribieron a los intereses y preocupaciones de los sectores medios, actitud que no significaba un posicionamiento negativo con respecto a los sectores populares. Recién a comienzos de los ’70 – y respondiendo a la politización de la sociedad- se va a intentar lograr ese acercamiento por medio del teatro, con dispares resultados. Lamentablemente el teatro en general queda entre unos pocos. De los años ’60 en adelante se perdió una gran porción del público.

 S: ¿Cuál te parece que es la diferencia principal entre el teatro independiente – teatro off o teatro under- y el teatro comercial?

Y: En principio me parece que hay que diferenciar al teatro independiente del teatro off, ya que no son sinónimos. El primero proviene de la tradición iniciada por Leónidas Barletta con el Teatro del Pueblo en la década del ‘30, a la que luego se sumaron otros grupos. Todos coincidían en una concepción del teatro como pura comunicación, con un fin didáctico, donde la participación en el proyecto era vivida como una militancia. Se adhería a una concepción liberal de la cultura argentina, donde los parámetros eran europeos y norteamericanos en desmedro del teatro popular comercial argentino. En la actualidad este tipo de formaciones ya no existen, aunque muchos de sus creencias perduran en nuestros teatristas. La diferencia notable que hay entre los circuitos off y comercial, y también el oficial son las concepciones de producción, pero todos –salvo el Teatro de Revista y los espectáculos que se conciben cercanos a éste- se mantienen dentro del “teatro del arte”. Es decir, se centran en determinadas formas y temáticas  que responden a una concepción culta del arte, en estrecha relación con modelos legitimados internacionalmente, que se dirigen a un público ávido de las mismas.

 S: Como experta en teatro político quisiera también preguntarte si te parece correcto vincular la idea de debate y acción al teatro político.

 Y: Sí, por supuesto. Tanto el debate como la acción son dos conceptos centrales para que el teatro político pueda concretarse. En efecto, este tipo de teatro se constituye en determinados momentos de la historia argentina, donde se le demanda a esta disciplina artística que incida directamente en la realidad nacional. Tal como ocurrió en los inicios de la década del ’70.

 S: Por último, ¿Percibís algún signo de renovación respecto al teatro político en la actualidad?  ¿podemos hablar de teatro político en la actualidad?

Y: No creo que podamos hablar de un teatro político tal como el que existió en otros momentos de la historia argentina. Sí creo que el teatro está recuperando su posibilidad de incidir en la esfera social y política tal como lo hizo asiduamente en otros momentos. Esto puede observarse especialmente en los modos de abordar algunas temáticas políticas de nuestra historia, y eso se puede ver en determinadas propuestas de los últimos años, como las últimas obras de  Kartun  y Bartís , El secuestro de Isabelita de Dalmaroni, las representaciones de las Funciones Patrióticas , Mi vida después de Lola Arias , Museo Ezeiza de Audivert y MangoneLa piojera o un procedimiento justicialista de BinettiProyecto revolucionario de Gabriel Virtuoso, entre otros. Creo que todas ellas tienen una relación directa con aquellos planteos surgidos a partir de la llegada de la democracia que antes te mencionaba.

Para contactar a Sol Salinas, clickear aquí

Imprimir este artículo Imprimir este artículo

Deja un comentario

  

  

  


*

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Archivos