Artes Escénicas / Teatro - Crítica

Así que pasen cinco años - Juan Colausso

“Así que pasen cinco años”: Vivir todas las vidas, todas las lunas

por Diego Braude dbraude@imaginacionatrapada.com.ar

Autor: Federico Garcia Lorca ("Así que pasen cinco años. Leyenda del tiempo en tres actos y cinco cuadros") Dirección: Juan Coulasso Intérpretes: Silvia Aguado, Luis Berenblum, Ignacio Díaz González, Alejandra Marimón, Javier Mele, María Florencia Poggio, Agustín Quiroga, Gonzalo Ramos, Mariano Saba, Yasmin Sapollnik, Dennis Smith Músicos: Melisa Brieva, Matías Coulasso Iluminación: Claudio Sánchez Máscaras: Sol Wilczek Maquillaje: Inés Ciccarone, Ileana Luna Diseño de vestuario: Betanha Almendra Diseño de escenografía: Bea Blackhall
Realización de escenografia: Alejandro Kappou, Merlín Morroni, Jordana Secondi, Verónica Vojciscki Realización de vestuario: Betanha Almendra Realización de video: Silvia Aguado, Sergio Casela, Marcelo Estrada, Ignacio Gutiérrez Arribere, Malena Minnoni, Lucia Pita Música original: Melisa Brieva, Matías Coulasso Artista plástico: Claudio Mele Diseño gráfico: Ulises Mariano López Entrenamiento corporal y vocal: Javier Medina.

Finalizó funciones 2006 -- Teatro del Viejo Palermo, Cabrera 5567, Teléfono: 4777-4900

“El teatro es la poesía que se levanta del libro y se hace humana. Y al hacerse, habla y grita, llora y se desespera. El teatro necesita que los personajes que aparezcan en la escena lleven un traje de poesía y al mismo tiempo que se les vean los huesos, la sangre”.

Federido García Lorca.

Asociación Libre:

--- “La casa alba (a la otra orilla del mar)”: No mires, no hables, no escuches, no desees - por Diego Braude

--- “Fragmentos de amores desesperados”: La voz - por Diego Braude

El Niño, el Deseo, la Muerte… y una Mujer (muchas, la misma)

Dos músicos al final del espacio tocan (ella un contrabajo, él percusión en diferentes combinaciones), siempre presentes, relatores no verbales de lo que ocurre en escena.

Dejar de ser niño implica, lamentablemente, tener que hacerse responsable de uno mismo. Enamorarse, desear, no son estados que sirvan si se mantienen en stand by, requieren necesariamente de acción. Pero crecer también trae consigo la idea de “recuerdo”, es decir, que permanentemente creamos un pasado que vive con nosotros. “Recordar hacia delante”, propone el Viejo…

En sus versos, Lorca plantea una lucha entre el vivir o el dedicarse a esperar la muerte. Pero el vivir implica jugar permanentemente con Tánatos, del cual el amor, la mujer para el hombre el hombre para la mujer, es uno de sus representantes. Amor es vivir, pero también morir. Amar y accionar sobre ese sentimiento es vivir varias vidas y morir varias muertes. Negarse a ambos es vivir una sola extinción.

Así que pasen cinco años - Juan ColaussoUn Joven que se debate, que no quiere dejar la inocencia de su niñez, y se aferra a ella con uñas y dientes. Cierren las ventanas, que el ruido y el movimiento de afuera no entren, que las trenzas de la Novia prometida permanezcan sin tocar. El conflicto es el Deseo… deseo como libido, como impulso hacia la acción y la vida, pero también aceptación de la adultez y del avance del tiempo (ya no deseo como niño, sino como hombre). Mundo idealizado no realizado, imaginación sin concreción, status quo fatal carente de sangre. No importa que la Novia se haya cortado las trenzas y que ahora prefiera acostarse con un macho alpha en lugar de su tímido prometido, que la bella y caprichosa hada rubia de cabello ondulado no sea la princesa quinceañera de la promesa. Es la idea, el recuerdo, el paso del tiempo la tortura: el amor no es eterno, ni siquiera el encerrado en un frasco y añejado por años. No importa que ahora el Joven vuelva sobre sus pasos y quiera aceptar un viejo amor rechazado para ubicar en el vestido de novia que ha quedado sin ocupante. El tiempo ha pasado, el amor no es eterno. El Amor es como la Luna: de humor cambiante, cíclico, misterioso. El Sol es estático, pero la Luna remite indefectiblemente al paso del tiempo.

Para el Joven, la linealidad se quiebra. Aquel relato que tenía un final glorioso con la rubia de las trenzas, se desmorona ante la negativa, de la rubia de desconocidos cabellos blondos y mirada entre juguetona e hiriente. El amor siempre es ofrecido a quien no lo quiere. Lógico es entonces que lo realista de paso a lo que no lo es tanto…

Amor-Luna, terreno, finito, mortal. La chance desaprovechada es una muerte de una vida no vivida. En un teatro irreal, dos clowns presentan a las víctimas del desamor, náufragos a la deriva que han quedado varados en ese tiempo que ya no es, disfrazándolo de fantasía. Desfile de corazones rotos que se encienden ante el público para sonreir, danzar y mentir, hasta que se desinflan frente al recuerdo doloroso que amenaza con entrometerse.

Pero, ironía del Destino (o del Amor, o de la Luna), la que ofreciera su amor incondicional lo ha retirado del mercado, al menos para el Joven. Su obsesión por la seguridad, por evitar el cambio, por permanecer fiel a un ideal rígido e irreal, ha muerto dos veces, pero vivido ninguna. Marionetas del desamor, teatro-simulacro que cuando cristalizado se convierte en ritual repetido sin corazón. Aquelarre del estatismo y la soledad.

Y todo llega al final… otra vez detrás de las ventanas cerradas, y la ropa que ahora ha pasado del azul al negro, el Joven ya no es joven, y el Niño, el Deseo y la Muerte (ahora despojados de sus disfraces, espectros barrocos que revelan finalmente sus intenciones) le piden que entregue su última carta, la que siempre guardó bajo llave y que, por nunca jugarla, ahora la pierde. Del pasado que no quiso ser soñado ahora sólo queda un niño que no pudo evitar ser recordado… en el medio, el vacío.

Lorca surrealista en diez cuerpos (doce con los músicos) de múltiples rostros que, con sólo alguna excepción, se apropian del texto y las máscaras de los personajes. Lorca surrealista en la visión de una puesta ambiciosa (para ópera prima), que, sólo con algún que otro "ruido", se apropia colores, vestuario, imágenes.

www.imaginacionatrapada.com.ar
24/11/2006

 
   

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Artes Escénicas de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Artes Escénicas

"Quienquiera que hubiera dormido en esta cama": Te recuerdo, amor - por Diego Braude

"124": Cuerpos en rearme permanente - por Enea

"B": Representación en potencia - por Enea

"Dos mil treinta y cinco": La corrosión va por dentro - por Diego Braude

"Tren": Viajantes se buscan - por Diego Braude

“Mecanismos del cortejo”: ¿De quién es este cuerpo? - por Jimena C. Trombetta

“Dolor Exquisito”: Representando el dolor... - por Nadia Isasa

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
 
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material