Artes Escénicas / Teatro - Crítica

Body Art - Miguel Isarilevich y Sol Rodríguez Seoane

"Body Art": Sublimar el dolor

por Diego Braude dbraude@imaginacionatrapada.com.ar

Autoría: Sol Rodríguez Seoane Dirección: Miguel Israilevich Intérpretes: María Colloca, Ramiro Gimenez, Sol Rodríguez Seoane Vestuario: Cecilia Zuvialde Escenografía: Cecilia Zuvialde Diseño de luces: Andrea Czarny Música original: Juan Ignacio Bianco, Ramiro Gimenez, Ornella Lazillotto, Sol Rodríguez Seoane Operación de luces: Juan Martín Carzoglio Prensa: Ezequiel Hara Duck Coreografía: Gabriela González López Web: http://www.elsindromedelbodyart.blogspot.com ElKafka Espacio Teatral, Lambaré 866, Teléfonos: 4862-5439 Web: http://elkafkaespacioteatral.blogspot.com Entrada: $ 25,00 y $ 15,00 - Funciones: Sábado - 23:50 hs - Hasta el 27/09/2008

El body art tuvo su auge allá por los ´60s, época de experimentación en todo sentido, tanto en lo estético como sobre el propio cuerpo. Es esto último, precisamente, sobre lo que se apoya el body art: la investigación sobre el cuerpo, así como también convertirlo en un objeto estético. La combinación de ambas intenciones volvían al cuerpo un cruce de discursos; se testeaban sus resistencias, su capacidad de mutar, de soportar, de sentir.

Un espacio marcado, mapeado. Dos mujeres, energías distintas (una más móvil y dispersa, la otra más concentrada y fija sobre el suelo), una historia de amor contrariado, destinado a la tragedia, como todas las relaciones de esa época. Una de ellas se hace famosa por su body art, que había comenzado de la manera más impensada: cuando, de joven, se tajeaba los brazos. La otra, que primero quiso ser discípula y digna de amor (¿o acaso sólo quería la atención de quien veneraba?)

Un cuerpo que no tolera el sufrimiento se mutila. Un cuerpo que sublima la mutilación resignificándola como arte. Un cuerpo que busca decir presente, estar. El body art no como búsqueda, sino como síntoma.

Las dos mujeres narran su historia, de tiempos y contratiempos, de pérdidas de memoria, de reencuentros, descubrimientos y redescubrimientos. A su alrededor, arte conceptual, otra marca de los ´60, y un joven que, en algún momento, es de suponer que habrá de cumplir otro rol que no sea el de meramente registrar lo acontecido. También ellas son performers de su propia narración; se presentan para, relato mediante, representarse.

En medio de tanto concepto, del neón, las ironías de lo kitsch, las marcas en el piso que le dan un aire racional al espacio, las proyecciones, las canciones, el sentimiento queda casi como algo anecdótico. El arte conceptual casi como un reverso del body art: el cuerpo queda despegado, como una calcomanía arrancada de la que quedan pedazos, pero que sólo se adivina por sus restos. Los personajes están ahí y cuentan, pero algo también se ha perdido.

Recuerdos catalogados, numerados, souvenirs, remanentes de un naufragio. Las dos voces se complementan y se superponen, cuando no se contradicen. La puesta en escena como necesidad. Siguen un orden, son prolijas.

Instalación performática, teatro instalación. La historia transcurre por puntos, avanza, se narra, se pone en escena a sí misma. La vida de las artistas como su obra, la pregunta de siempre… “¿qué es arte?”… la otra… “¿importa?”… La fama como algo que cobra vida propia, inexplicable, elemento más de un relato. Un llamar la atención, no estar solo, aunque esa compañía sea una ilusión. El amor mismo como una relación de balances inestables, de percepciones volátiles. La puesta en escena como única manera de permitir la supervivencia de algo que ya no está.

www.imaginacionatrapada.com.ar
16
/9/2008

 
   

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Artes Escénicas de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Artes Escénicas

"Quienquiera que hubiera dormido en esta cama": Te recuerdo, amor - por Diego Braude

"124": Cuerpos en rearme permanente - por Enea

"B": Representación en potencia - por Enea

"Dos mil treinta y cinco": La corrosión va por dentro - por Diego Braude

"Tren": Viajantes se buscan - por Diego Braude

“Mecanismos del cortejo”: ¿De quién es este cuerpo? - por Jimena C. Trombetta

“Dolor Exquisito”: Representando el dolor... - por Nadia Isasa

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
 
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material