Artes Escénicas / Teatro - Crítica

El Escondrijo - Periplo Compañía Teatral

“De mal en peor”: Florencio Sánchez revisitado a través de la mirada de Bartis

Lix rlix@fibertel.com.ar

Dramaturgia y dirección: Ricardo Bartís Actuan: Alberto Ajaka, Matias Bringeri, Claudia Cantero, Carlos Defeo, Flora Gró, Luciana Ladisa, Federico Martínez, Andrea Nussembaum, Cecilia Peluffo, Marta Pomponio, Agustín Ritano Vestuario: Magdalena Banach Diseño de espacio: Ricardo Bartís Música: Carmen Baliero Asistencia de dirección: Martin Otero, Lorena Regueiro Prensa: Guillermo Pintos Producción: Lorena Regueiro.

Finalizó funciones 2005 -- SPORTIVO TEATRAL, Thames 1426 Capital Federal - Buenos Aires - Argentina Teléfono: 4833-3585 Web: http://www.sportivoteatral.com.ar

Finalizó funciones 2006 -- SPORTIVO TEATRAL, Thames 1426 Capital Federal - Buenos Aires - Argentina Teléfono: 4833-3585 Web: http://www.sportivoteatral.com.ar

Finalizó funciones 2007 -- SPORTIVO TEATRAL, Thames 1426 Capital Federal - Buenos Aires - Argentina Teléfono: 4833-3585 Web: http://www.sportivoteatral.com.ar

Una casa que muestra un pasado opulento, de bien estar, pero venido a menos, la fortuna se desvaneció, las dos familias que habitan la casa no lograron sostener su posición. Una burguesía en decadencia, decante en sí misma, que se aferra a la posibilidad de salir adelante, lo cual no tiene que ver con sus propias características sino con la posibilidad de utilizar las de los demás. La mayoría de los miembros de esta familia intentaran aferrarse y aprovecharse de las capacidades de los otros, porque están incapacitados de producir por ellos mismos.
“De mal en peor”, marca un cierto camino recorrido, que no tiene que ver con la rectitud del pasaje, sino con una modificación temporal que lleva a una alteración de una situación, de un estado; aquel en que se encuentra la familia como institución social. Todo camino tiene un punto de partida, un inicio, aquí aparentemente sería eso que estaba “mal”. De (desde) aquello que estaba “mal” ahora (en) esto que está “peor”, modificación temporal que habita en el ser (lugar). Es en el ser social donde esto se hace visible. Estableciendo el “mal” como presente narrativo, lo “peor” estaría lanzado hacia el fututo, aquello que consideramos que vendrá.

Al mismo tiempo “peor” marcaría una suerte de retroceso, aquello que debería haber avanzado entendiéndolo como una mejoría, junto al progreso temporal, para dejar de ser ese “mal” (marcado, acentuado). Pero cuando el futuro se hace presente, ese mal devino “peor”, por lo tanto aquel pasado fue mejor.

Ese pasado ya no está y al mismo tiempo estaba “mal”. Solo nos queda recordarlo, rememorarlo; ¡que ahogo! Es entonces cuando vamos más atrás en el tiempo, en busca de un pasado del pasado que no esté “mal” sino que esté “bien”, como punto de partida. Tiempo ausente en el título de la obra, para llegar al “mal” como tiempo presente que tiene en ella un signo futuro que estaría peor.

Signo visible en la puesta a través de diferentes recursos, como el espejo que uno de los personajes pone frente al público y nos obliga a mirarnos. Aquí produce un doble juego, ese presente narrativo tiene una relación directa con nuestro presente real que en la obra sería un futuro, y nuestro presente “mal” seguirá el camino a lo “peor”, mientras sigamos desenterrando un pasado mejor. La obra no escatima en signos que establecen ese presente/pasado narrativo como espejo de este futuro/presente real, familia endeudada, Argentina endeudada (hacia adentro y hacia afuera).

Desde el comienzo se realiza este juego de tiempos; entramos al museo desde nuestro presente, a un presente de la representación que evoca un doble pasado, de la representación que es nuestro. Bartis utilizó referentes reales en la creación de la historia; Mary Helen Hutton una de las mujeres norteamericanas traídas por Sarmiento para educar.

Entramos a un pasado a través de otro (ausente, borrado, enterrado) que está siendo reivindicado ese momento innombrable que suponemos fue lo que estaba bien, pues es lo que trae la salvación de la familia (todos buscan los títulos de indemnización que el estado le otorgó a Mary Helen Hutton por haber sido raptada por los indios en medio de su labor). Esto mueve a los personajes, esos papeles como huella de un pasado mejor, que llevados al presente lo mejorarían.
El trabajo espacial acentúa este juego temporal, la casa es construida como una casa chorizo, ingresamos a la “sala” por el museo, museo dentro de la representación pero fuera, museo como espacio de intercambio. ¿Museo de qué familia? Caminamos hacia el momento de la representación como presente, lo atravesamos y nos situamos en las gradas como fututo/presente actual que observa, pero qué está tanto en las gradas como en la puesta.

Esta dialéctica también juega en la elección de trabajar homenajeando a Florencio Sanchez, uno de los principales fundadores de nuestro teatro, y del sainete costumbrista. Trabaja sobre un cierto desagrado del presente, y sobre el condicionamiento que el ambiente genera a las personas, maneja el antagonismo entre padres e hijos, entre el afuera y el adentro, el campo y la ciudad. Elementos que utiliza Bartis, evocando un pasado, no como mejor, sino como ampliación del presente, como memoria, para poder producir un futuro, en busca de un punto de inflexión.

En la obra son los jóvenes quienes desean marcar la diferencia, es Inés, la hermosa hija, la que toca el piano, la que va a la biblioteca socialista en busca de una respuesta que no encuentra en su familia, quien debe venderse para salvar esa familia en decadencia. ¿Tendremos que hacer lo mismo, o tendremos otra salida, otro espacio de acción? ¿seguiremos vendiéndonos para seguir pagando una deuda (interna y externa) que crece constantemente, como le sucede a esas familias?

Las obras de Florencio Sánchez no encontraban la síntesis positiva hacia el futuro, y sus personajes, como el Zoilo de “Barranca Abajo” encontraba ese presente y potencial futuro como un oscuro callejón sin salida en su necesidad compulsiva de mirar hacia atrás y su incapacidad de hacerlo hacia delante. Ahora, quizás la obra nos obliga a hacernos una pregunta igualmente básica, sobre la intrínseca identidad, sobre los deseos que conforman esa mirada, que son los que deben modificarse para permitir la aparición de nuevos ojos.

www.imaginacionatrapada.com.ar
8/07/2005

 
   

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Artes Escénicas de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Artes Escénicas

"Quienquiera que hubiera dormido en esta cama": Te recuerdo, amor - por Diego Braude

"124": Cuerpos en rearme permanente - por Enea

"B": Representación en potencia - por Enea

"Dos mil treinta y cinco": La corrosión va por dentro - por Diego Braude

"Tren": Viajantes se buscan - por Diego Braude

“Mecanismos del cortejo”: ¿De quién es este cuerpo? - por Jimena C. Trombetta

“Dolor Exquisito”: Representando el dolor... - por Nadia Isasa

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
 
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material