Teatro

"El Lobo" - de Pablo Rotenmberg

"El Lobo": Debajo de la superficie, ahí estamos

por Enea enea@imaginacionatrapada.com.ar

Dirección: Pablo Rotemberg Intérprete: Pablo Rotemberg Colaboración creativa: Gustavo Tarrío Banda de sonido: Pablo Bronzini Iluminación: Fernando Berreta Vestuario: Paola Delgado Escenografía: Mirella Hoijman Realización de Tarima: Ariel Vaccaro Técnica vocal: Valeria Pagola Gráfica: Mariano Gómez Producción: Maqui Figueroa Asistente de Dirección: Silvina Duna Duración: 45 minutos.

Finalizó funciones 2007 -- Camarín de las Musas, Mario Bravo 960. Reservas: 4862-0655.

Finalizó funciones 2006 -- Camarín de las Musas, Mario Bravo 960. Reservas: 4862-0655.

Reconocemos un cuerpo, pero no vemos un rostro. Durante algunos minutos la quietud y la informidad de la imagen nos domina. Los movimientos se suceden y la música se hace presente como creadora de nostalgias.

“El lobo” se sucede en un baño, el cual tiene la particularidad de poseer un piano, y hasta un radio grabador. Lugar este donde las farsas son dejadas de lado para dar lugar a los irrefrenables sentimientos, a las confrontaciones con uno mismo y a la irracionalidad de nuestros seres. Nuestro personaje es sin ser visto y en todo momento despliega aquello que lo hace carne, como lo es el masturbarse, el defecar, el estallar,…

Los movimientos se corresponden con un cuerpo que parece inerte, muerto. Estos son pesados y entrecortados. El personaje es claramente construido con una calidad de movimiento determinada que enfatiza su dolor dando cuentas de su dificultad de levantarse y salir de ese lugar. Los recurrentes golpes que estremecen al espectador son sólo consecuencias de la encumbrada red de emociones que lo dominan y atormentan.

La gestualidad es resaltada de tal manera que no dan dudas de aquellos que pasa, no da lugar a ambigüedades. La miseria humana es expuesta con transparencia, provocándonos angustia pero a la vez placer por la belleza con que son construidas las imágenes. La risa también tiene lugar, provocada quizás por la grandilocuencia de los gestos o la peculiaridad de las situaciones (como lo es por ejemplo limpiar los artículos del baño con un trapo lleno de tierra).

Nada en la escena es dejado de lado. Al principio la relación con los elementos es cotidiana, pero luego los órdenes se subvierten y aquellos parecen tomar el control. Con una ambientación muy propia del maestro del suspenso ( Hitchcock) intenta el bidet tragarse a nuestro amigo en una contienda donde gestos, movimientos y música se articulan maravillosamente.

Los episodios se van sucediendo con naturalidad, con un personaje grotesco que en la superficie nos es ajeno, pero que en lo profundo se conecta y establece lazos con nosotros desde diversos puntos de contacto.

www.imaginacionatrapada.com.ar
28/10/2005
 
   

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Artes Escénicas de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Artes Escénicas

"Quienquiera que hubiera dormido en esta cama": Te recuerdo, amor - por Diego Braude

"124": Cuerpos en rearme permanente - por Enea

"B": Representación en potencia - por Enea

"Dos mil treinta y cinco": La corrosión va por dentro - por Diego Braude

"Tren": Viajantes se buscan - por Diego Braude

“Mecanismos del cortejo”: ¿De quién es este cuerpo? - por Jimena C. Trombetta

“Dolor Exquisito”: Representando el dolor... - por Nadia Isasa

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
 
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material