Artes Escénicas / Teatro / 3º Encuentro de Teatro Marplatense / Adrián Canale - Entrevista

Entrevista a Adrián Canale: De Esquilo a Bukowski

por Jimena C. Trombetta jimenacecilia83@hotmail.com

El 3º Encuentro de Teatro Marplatense en Buenos Aires, se estará llevando a cabo en el Puerta Roja, el viernes 6 de marzo a las 22 hs. con el estreno de “Disparate. Hecho o dicho fuera de razón y regla” bajo la dirección de Guillermo Yanícola. Dentro del mismo encuentro se estrenará el sábado 7 de marzo a las 21 y 23 hs “Un milagro”, una obra inspirada en el mundo poético de Charles Bukowski, dirigida por Paola Belfiore y Adrián Canale.

Con motivo del Encuentro…y con la intención de repasar la historia del teatro visité el Puerta Roja para hacerle una entrevista a Adrián Canale. Allí no sólo hablo del proyecto presente, ahondando sobre Bukowski, sino que también adelantó un próximo estreno para mayo, en el que retoma la “Orestíada” de Esquilo y la obra de Gustavo Germano.

¿Como surge el proyecto Puerta Roja?

Asociación Libre:

--- “El Círculo de Maiacovsky”: Soñar como alimento - por Diego Braude

--- "Bien, bien, muy bien": Y todo sigue igual - por Jimena C. Trombetta

--- “El Montaplatos”: Interpelados - por Diego Braude

--- "Coplas del cartonero Masón": Palabras que se arrastran por el viento - por Enea

--- “El 52”: Ruleta Rusa de dos mujeres al borde de un ataque de nervios - por Diego Braude

Nosotros trabajábamos con Marcelo Subiotto. Hace muchos años, habíamos hecho varios espectáculos juntos, y en un determinado momento empezamos a buscar lugares para instalar, no tanto una sala teatral, sino un espacio para investigar. Apareció este lugar, empezamos a ensayar y a dar clases. En realidad lo de la sala es bastante circunstancial, porque la gente venía y le gustaba el lugar; pero no fue el primer objetivo poner una sala de teatro, sino un lugar para nosotros. A partir de ahí se fue armando una programación. Pero la idea es que en el teatro haya programación propia, con espectáculos nuestros, que armemos y dirijamos. Después, las circunstancias se fueron abriendo, la gente venía, traía proyectos y se fue armando una programación, que mantenemos de manera caótica o como podemos, pero no estaba pensado en esos términos.

Igual, dentro de lo que es el grupo de Puerta Roja, siempre se intercambian los roles. Y por otro lado, ¿no tienen una poética específica, al momento de elegir autores que no sean dramaturgos?

Sí, eso es más fuerte que la rotación de roles, porque, a veces, en el teatro independiente se pueden mantener grupos, pero a veces no. El grupo fuerte del Puerta Roja, somos Marcelo, yo, Silvia Tavcar que también es actriz, Diana Rutkus y Carolina Tissera, que ahora no está tanto acá en la sala, pero participó en varios espectáculos. Con Marcelo, hace rato que no hacemos espectáculos juntos. Él hizo varios, yo hice varios y en algunos confluimos como “Parece algo muy simple”, “Hablar de amor” y “La cruzada de los niños”. Lo que sí, es bastante notorio – pero, eso es más por un gusto personal - que trabajo con autores no teatrales, pero no creo que haya una intención estética, no es un criterio fijo. A mi, principalmente, me gusta mucho Carver; en “Remedios para calmar el dolor” eran texto de Lamborghini y Uhart. Marcelo trabaja con textos suyos; en el último espectáculo se inspiró en algunas cosas de Maiacovski. Entonces sí, trabajar con este tipo de autores aparece como una constante, pero ahora por ejemplo no, porque yo estoy haciendo “Las Descentradas” que es un texto teatral más clásico, bien sólido, pero en general nos manejamos con dramaturgia propia.

¿Investigar a otros autores fue el primer impulso que los llevó a armar el Puerta Roja?

Te soy sincero, las coincidencias estéticas surgen porque somos amigos y trabajamos juntos. Lo que nos pasó en su momento es lo que le debe pasar a la mayoría de los que hacen teatro, que es tener su lugar y no andar mendigando espacios. Ahora estoy del otro lado y es espantoso. Este año no tanto, pero hemos tenido cien carpetas al año, para una sala que puede programar diez o doce, a parte de los nuestros. Es una situación muy incómoda.

¿Cómo surge el Encuentro de Teatro Marplatense en Buenos Aires?

Yo soy marplatense, me vine de allá a los 20 años, pero sigo dando clase. Y, desde hace un par de años, está mejorando un poco, o, por lo menos, está cambiando una generación de directores y artistas marplatenses; y como mi contacto con Mar del Plata es muy fluido se me ocurrió armar un encuentro independiente. Te podrás imaginar que hay muchas más propuestas que las que yo traigo. En el primer encuentro se presentaron dos espectáculos, en el segundo vinieron cuatro espectáculos e hicimos cinco funciones. Y, este año, van a ser dos (iban a ser tres, pero al final van a ser dos, con tres funciones). La idea era mostrar, acá en Buenos Aires, los trabajos de algunos directores jóvenes de allá. Guillermo Yanícola, Paola Belfiore y un trabajo mío que hice con alumnos de Mar del Plata. La verdad que estuvo muy bien, los dos encuentros anteriores vino mucha gente y fue bien.

¿Hay mucha diferencia en la recepción, en relación Mar del Plata- Buenos Aires?

Es difícil cotejarlo con una sola función que se muestra en Buenos Aires. Lo que si, el paladar de acá es un poco más exigente, la gente está más acostumbrada a ver teatro. Eso podría ser una diferencia. Allá hay movida, pero en el invierno los elencos hacen dos funciones al mes, como mucho, o tal vez una, porque no hay público. Entonces, el espectador de acá está más acostumbrado a ver diferentes modos de encarar un texto, diferentes estéticas.

¿Te parece que acá se necesitan aplicar más técnicas para el resultado de la obra, o se puede trabajar con la misma libertad?

Eso según quien, en mi caso es igual, trabajar allá en Mar del Plata o acá. Digo, me da lo mismo, porque no pongo otra exigencia. La exigencia después viene sola por el público, que viene más gente o menos gente. En Mar del Plata es muy difícil sostener los espectáculos, cambian más rápido, tienen otra dinámica. Acá se pueden hacer todos los fines de semana, entonces también el producto mejora. No es lo mismo hacer diez o doce funciones que hacer una o dos.

Te iba a preguntar si la intención de tomar a Bukowski, partía de la idea de continuar la poética del Puerta Roja, pero me decís que no es…

No, porque eso es una obra en Mar del Plata, que es aparte. En todo caso continúo la poética mía. Sí se relaciona porque yo trabajo allá y acá, pero eso tiene que ver más con un gusto personal. A mí, Bukowski me encanta.

Esa era la siguiente pregunta ¿por qué Bukowski?

Sí, ¿no sé si has leído?

Muy poco.

Se lo conoce más desde el lugar del poeta reventado, alcohólico…

Esa parte conozco. (risas)

No, te voy a pasar la poesía. Nosotros trabajamos más sobre la poesía, viste que, además, tenía relatos cortos: cuentos, pequeñas viñetas. En nuestro caso buscamos lo poético. Tiene unas poesías de amor que son bellísimas, particulares ¿no? No es una poesía edulcorante ni nada por el estilo. También, lo que hicimos, medio raro, pero la obra se desarrolla en una fiesta de cumpleaños, entonces hay varios personajes, muchas parejas. En general, las poesías de Bukowski tienen que ver con desavenencias con una mujer. Visiones del mundo medio oscuras. Entonces, acá los personajes, que son diez, vienen a una fiesta donde se toma, donde se pelea, donde hay momentos que no pasa nada, dónde se aburren. Entonces la poética de Bukowski nos fue llevando hacia ese lugar. En ese sentido, es un autor más parecido a Carver.

¿Es por el realismo sucio?

Si, claro, un realismo más sucio, más directa la descripción. Hay un poema muy lindo, (que en una de las partes de la obra se dice) en el que él está mirando la mesa de un bar, donde dos personas están tomando una cerveza. Y es simplemente eso, él levanta la cerveza, ella lo mira; y cierra de una manera tan bella. Cierra diciendo que, para ellos dos, ese momento es único y especial. Lo que él describe del momento, parece hasta poco poético, pero lo que él ve de ese momento es lo poético. Esas dos personas se juntaron con una cosa tan sencilla como tomar una cerveza en un bar.

Parece apuntar a describir instantes.

Si, muy de momentos, de situaciones. De pelea también, las poesías son como puteadas sobre las desavenencias del amor. Me gustaría mucho que lo vieras.

Así me cambia un poco la perspectiva sobre Bukowski.

Sí, no se, por ahí el espectáculo te parece horrible (risas). Este espectáculo lo dirigimos con Paola Belfiore, que es directora y además es coreógrafa. Tiene muchas escenas de baile que se relaciona con “Ponerse en pie”. Entonces, en esa fiesta se baila, se pelea, se discute y se reflexiona también. Los personajes piensan adentro de si mismos y reflexionan. Y escuchar a Bukowski desde ese lugar más sensible, está bueno. Es verdad que tiene una mirada masculina, más salvaje, pero está bueno emparentarlo con Carver, porque desde el realismo tiene puntos de contacto.

¿Qué otros proyectos pensaste para el año?

Estoy ensayando un espectáculo.

¿No se si vos viniste a ver una versión de “Tres hermanas”?

Sí, la versión que armaste sobre las “Tres Hermanas” de Veronese.

Si, con ese mismo grupo, H3O, que es un grupo de alumnos míos de Morón, tomamos la “Orestíada” de Esquilo. ¡Tamaño trabajo! Hicimos una reducción bestial. Juntamos siete personajes y los comprimimos en una anécdota muy pequeña. Y por otra parte, elegimos un muy buen fotógrafo argentino: Gustavo Germano. Él hace fotografías sobre los desaparecidos, pero de una manera muy particular: toma una foto original de un desaparecido donde está la familia y, después que logra conectarse con ella, saca la fotografía en la misma posición con el lugar vacío. Entonces, es un espectáculo medio raro de describir, porque va a tener dos partes: una parte donde está la “Orestíada”, con ropa de los ’70; y otra parte con imágenes. Queríamos hablar sobre la visión que tenemos sobre los ’70, sobre la lucha armada, sobre la militancia política, pero no queríamos hacer ningún discurso que bajara línea. Por eso, teníamos ganas de trabajar con la tragedia, y, además, surgió esta mixtura que es interesante. El espectáculo mantiene algunas cosas que hacíamos con “Tres hermanas”: un trabajo físico muy fuerte y nada de elementos. La idea está pensada así, media hora de una cosa y media hora de otra, para ver qué pasa con eso.

¿Remarcan el cambio de noción de la justicia en la “Orestíada”?

Sí, lo que nos llamó mucho la atención es la idea de la muerte tras muerte, y la venganza. Porque, en realidad, “Las Euménides” (la “Orestíada” está dividida en tres partes, “Las Euménides” es la tercera), en la que se hace el juicio, la tomamos como un epílogo, pero es la que menos trabajamos, usamos “Agamenón” y “Las Coéforas”. Nosotros no queríamos hacer juicio, estaba bien para la época política histórica de Grecia, pero en este caso queríamos utilizar las dos primeras. Lo que vamos a hacer es lo que nos pasó, donde es muy difícil tener respuesta. Obviamente que nos interesan los juicios y castigos a todos los culpables, digo, uno está puesto en un lugar; pero, desde el lugar artístico, no sabíamos que discurso dar. No nos interesaba hacer una obra que baje línea, por más que algunos de nosotros hayamos militado.

Bueno en algún punto en nuestra historia todavía no llegamos a la parte de “Las Euménides”.

Claro, hay algo de eso, hay algo que queda flotando, una herida que no se cierra jamás. Igual, a mí hasta me da pudor decir que resumimos la “Orestíada” en 40 minutos. Cada vez que cuento esto siento que me miran con una especie de desprecio. Es una visión estética. Bueno, ese es el proyecto que se estrenará en mayo. Con mucha música de los ’70, mucho Spinetta, Led Zeppelin, Deep Purple, por ahí Pink Floyd de la primera época. Estamos pensando la opción de que alguien toque en escena, no lo sabemos todavía. Pero va a haber mucha música, porque los últimos veinte minutos van a ser sólo de imágenes.

www.imaginacionatrapada.com.ar
5
/3/2009

 
   

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Artes Escénicas de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Artes Escénicas

"Quienquiera que hubiera dormido en esta cama": Te recuerdo, amor - por Diego Braude

"124": Cuerpos en rearme permanente - por Enea

"B": Representación en potencia - por Enea

"Dos mil treinta y cinco": La corrosión va por dentro - por Diego Braude

"Tren": Viajantes se buscan - por Diego Braude

“Mecanismos del cortejo”: ¿De quién es este cuerpo? - por Jimena C. Trombetta

“Dolor Exquisito”: Representando el dolor... - por Nadia Isasa

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
 
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material