Artes Escénicas / Teatro /  Bestiario Grimm - Entrevista

Bestiario Grimm

Entrevista “Bestiario Grimm” 1º Parte: Pasado presente

por Diego Braude dbraude@imaginacionatrapada.com.ar

Hay temas que, a lo largo de la historia, van y vienen, que retornan cuando parecen extinguirse. O quizás nunca se van y es uno el que en realidad ha estado mirando en otro lado. Es el caso de los cuentos maravillosos, que parecen haber regresado con fuerza en los últimos años. Cuando los Hermanos Grimm recolectaron la primera gran colección de relatos orales y los registraron por escrito era la época de las invasiones napoleónicas. La Ilustración debía traer el fin de la ignorancia, un mundo nuevo de saber y luz. Pero los cuentos rescatados por los Grimm no son el mero registro arqueológico de un mundo extinto, sino un imaginario muy fuerte inscripto en la cultura.

Un grupo de dramaturgos, coordinados por Alejandro Tantanián llevó adelante “Bestiario Grimm”, una apropiación en forma dramatúrgica de los relatos. El proyecto tuvo su presencia escénica en 2006 y 2007 en el Centro Cultural Rojas. Cada uno, desde una poética propia, logró un cruce entre la recuperación y la visión propia. Como peculiaridad dentro de lo que todavía suele ser la norma en la cartelera porteña, acá la mayoría de los participantes pertenecían al sexo femenino.

Es viernes por la tarde y nos juntamos en el bar “La Academia”, tratando de elegir algún rincón donde el grabador pueda captar más o menos bien a todas (el trabajo de desgrabación, si no, puede ser tortuoso). De las que pudieron arrimarse, van llegando, Mónica Salerno (en realidad, la primera en llegar, autora de "Voyeur (de cuentos infantiles)"), Sol Pérez ("Sobre llovido, mojado"), Paula Bartolomé (“El Bosque”) y Ximena Esteche (“Berta y el Lobo”). La charla se extendió por más de una hora y fue difícil dejar cosas afuera, así que será presentada en dos partes.

Asociación Libre:

--- “Bestiario Grimm”: Abuelita, que dientes tan grandes tienes - por Diego Braude

--- De hadas, princesas y finales no siempre felices: los cuentos maravillosos - por Carla Masmun

--- "Brothers Grimm”: Deleite visual, pero faltan piezas - por Diego Braude

--- "Charlie y la fábrica de chocolates": Tim Burton y la mirada infantil - por Diego Braude

--- “Corpse Bride”: Tim Burton, narrador de cuentos - por Diego Braude

--- "Innocence": Cuerpos atravesados - por Jorge de Elizalde

MS – Bueno, nuestra experiencia en “Bestiario…”

- Exacto, (Poniendo voz de anunciador de estadio de la década del ´50) ¿Qué fue lo que les atrajo de la mitología de los Grimm?

MS – una pregunta que nunca nos hicieron

SP – ¿La trastienda decimos?…

MS – La trastienda, no, bueno, ¿la trastienda quieren decir?…

XE - ¡Sí, si esta bueno! Lo más importante para nosotros era poder seguir juntos, porque se había dado como una dinámica de grupo en la escuela de dramaturgia (la EMAD) era muy bueno.

MS – Dijimos, “vamos a continuar esto”, (cambiando la voz) “¡que no se corte!”

XE – Claro. En principio, habíamos pensado con Alejandro (Tantanián) hacer un grupo de estudio. Poner alguna una temática en particular

MS – Que el ya tenía ganas de hacerlo con la camada anterior de la EMAD

XE – Pero que no se pudo hacer

MS – Pero que no se pudo hacer. No era. Cuando no es, no es, claro. Y con nosotros pudo hacerlo

- Era el destino

XE – Y nos empezamos a reunir y, finalmente, de lo que nos dimos cuenta entre todos era que lo que queríamos hacer era un espectáculo. No en ese momento hacer un grupo de estudio, por más que eso pueda ser más adelante. Y, para hacer eso, teníamos que buscar y organizar un criterio unificador

MS – Que era un tema…

PB – Para acotar el mundo de lo que íbamos a buscar.

Casi al unísono, todas dicen “y ahí, entre la lista de temas…”

SP – Y ahí entre las listas de temas se empezaron a votar

MS – Empezaron las votaciones…

- ¿Qué más había en la lista?

SP – Los finalistas fueron “Catedrales” versus “Los Hermanos Grimm”

- ¿Perdón?

“Catedrales”

MS – En la lista, igual, había “presidentes argentinos”, había “mitos y leyendas urbanas argentinas”, había hasta “enfermedades”

SP – “calles”

- Para calles está “El Ángel Gris”, de Dolina

SP – Bueno, pero estaba

MS – Todo se puede reinventar

SP – Y la gran final fue “Catedrales” versus “Los Hermanos Grimm” y ganó “Los Hermanos Grimm”

PB – En un recuento que todavía podría ser cuestionado. Me acuerdo que las votaciones daban diferente todo el tiempo

MS – Bueno, y se impuso “Hermanos Grimm” y me parece que lo bueno es que en este proyecto cada uno pudo plasmar su propia poética, que se nota en el espectáculo. Que cada uno pudo escribir según su propia poética, pese a que nosotros decíamos “si vamos a tener un tema, ¿cómo trabajamos el tema?”, que fue también cuando hacíamos la votación, “¿qué hacemos? ¿’Catedrales’?¿’Hermanos Grimm’?”

XE – Y también era muy difícil empezar a buscar cosas que… a ver… la materia que teníamos con Alejandro era Nuevas Dramaturgias, e intentamos pensar, desnaturalizar determinadas cuestiones que tenían que ver con la dinámica, pensar y repensar ciertas cuestiones

- Sí, sí, los temas de Tantanián (relacionados con las formas, las dinámicas y las modalidades de representación)

XE – Exactamente, pero estaba bueno pensar eso en lo práctico.

- Bueno, también se podría decir que es el tema de todos los exPeriférico de Objetos

XE – Sí, en realidad podría uno hasta decir que es el tema de toda la cultura en determinados momentos críticos.

PB - Pero lo bueno de la materia era que tenía textos que, realmente, yo no los hubiera leído si no estaba con él. Traducciones, lo que se estaba haciendo en Inglaterra u otros lugares.

XE – También excedía la cosa de lo novedoso, “ah, si no no lo podés obtener”, porque también uno podría quedarse ahí. Porque, realmente, las discusiones que se armaban ahí estaban muy buenas. Eran muy interesantes y las preguntas se hacían más densas, ¿entendés? Estaba bueno. Además, estábamos muy en desacuerdo. Ninguno estaba de acuerdo con ninguno. Tenías que tratar de explicarle a los otros qué era lo que vos estabas pensando de eso.

- Sin matarse en el camino

XE – Sin matarse en el camino, que era la idea, digamos. Si vos tenés una posición y el otro tiene una posición, era dejar como un espacio en suspenso para poner ahí lo que vos crees. Y eso se dio también en el armado del espectáculo.

SP – Claro, porque en realidad estuvimos un año laburando con los Hermanos Grimm, sin pensar todavía qué era lo que íbamos a hacer, o lo que iba a hacer cada uno.

MS – Salió el tema de investigar los Hermanos Grimm

XE – Cada uno tenía que leer, ponele, diez cuentos

SP – Estaba buenísimo. Porque después se mezcló, pero era que te tocaban a vos, vos te apropiabas. Algo super interesante que nos pasó, por lo menos a mí, fue la doble lectura de los cuentos. O sea, yo los leía con el recuerdo de cuando era chica, por ejemplo hay uno que me fascina, el de “Las Doce Princesas Bailarinas”, que se escapan por una cama y se van al jardín mágico a bailar. Y yo, cuando era chica, flasheaba, con eso de que se abriera la cama y poder escapar. Pero, a esa mirada, sumaba la mirada de ahora, la mirada académica. Y verlas superpuestas era súper interesante.

MS – Además, creo que lo primero que nos chocó es ver las diferencias. Trabajamos las versiones originales, y todos teníamos en mente las versiones de Disney totalmente suavizadas.

XE – En realidad nosotros teníamos, más que versiones originales, eran versiones que habían sido traducidas al español en una época que no sé si era la franquista, y entonces había una bajada moral que no creo que estén en las puestas por escrito de los Grimm. Hay una cuestión de traducción, y de pensar, como decía Sol, los vínculos de lo que vos estabas leyendo lo que te hacía recordar. Y una cosa que, a mí por lo menos me pareció – pero creo que fue algo común y colectivo -, que era una construcción del miedo, de un cierto terror que no se condice… vos no contás con que un cuento infantil pueda producir eso, o se supone que no debiera producir eso. Y cuando los volvías a leer y, de pronto, veías que en realidad a las hermanas de la Cenicienta la madre les obligaba a cortarse el talón era “aaahhh, ahora entiendo”

MS – O la venganza de Cenicienta, que los pajaritos les comen los ojos a las hermanas

PB – Lo interesante también era que todos esos cuentos pertenecían a una época donde la infancia no tenía nada que ver con lo que es la infancia actual. Esa percepción que nosotros recibimos es porque nosotros pertenecemos a la infancia donde los cuentos esos nos los contaban para que nos fuéramos a dormir en serio, tranquilos. Que alguna cosita les conservábamos de miedo, que servía para la moraleja. Pero, en el momento que esos cuentos aparecieron había una mortandad increíble de adultos, de chicos…

MS – Hansel y Gretel son niños abandonados porque sus padres no podían darles de comer. Pulgarcito es un niño desnutrido

PB – Lo que nos horroriza ahora, que a mi me pasaba inevitablemente a la hora de leer. El hecho de un bebé regalado, o la venta de hijos por comida, eso a mi me impresiona y, sin embargo, eso no era lo que estaba puesto para impresionar en ese momento. Y acá una parte personal, que es que mientras estábamos haciendo “Bestiario…”, yo estaba embarazada, y me divertí leyendo. Era tan diferente de cualquier expectativa que puedas construir alrededor del hijo que vas a tener, el grado de violencia, de sangre; cada uno hizo un cruce ahí, ahí es donde me parece que cada uno lo trajo a lo que le golpeaba. Quizás, por ahí era en el sentido del lenguaje (por el fragmento de Sol y Ariana Harwicz), ella con esta cosa de lo secreto, lo escondido y a la vez el morbo (por la instalación de Mónica), en lo tuyo para mí está cargado de lo moral (a Ximena), el abuso infantil… Yo elegí un cuento donde las mujeres recibían una carga de descuartizamiento, al final los castigan y los apresan, nada más. Y (le superpuse) una violencia mucho más urbana y social que es la que a mí me da miedo, esa que no sabés ver venir, ese regresar a tu casa y encontrarte con… y resulta que porque sí, porque ni siquiera sos vos especial, porque sí decide reventarte contra la pared.

SP – Y durante un año nos reuníamos periódicamente, y cada uno mostraba los avances, poníamos textos de lectura cruzados, y era un espacio para reunirnos y contener. Yo, por ejemplo, estaba trabajando sobre el sin sentido… claro, los cuentos tienen esta cosa de estar realmente un poco limados, ¿no? Yo siempre ponía el ejemplo, hay uno, de tres líneas que es: “Un gato, un pelo y un huevo atacaron al señor Corbis”

PB - ¿Quién había sido el señor Corbis?

SP – Y termina el cuento, y yo flasheé mucho con ese sin sentido. También se me había ocurrido cruzarlos con los tangos reos de Rivero, porque tienen esa cosa también de abismo. Me gusta el lunfardo… uno cae que no entiende abSPutamente nada, pero entiende todo, una sensación que quería recuperar. Bueno, y acá arrancamos con el “nonsense”, con bibliografía, con todo.

MS – Creo que ahí empezó el verdadero trabajo de investigación y cada uno tomaba los cuentos y los atraía. Yo empecé a investigar sobre licántropos, leyendas rusas, Balcanes… Por eso, cada uno fue hacia su propia poética y creo que nadie se traicionó a sí mismo, ni se parecen los trabajos entre sí, que eso está bueno. Cada uno tenía su postura, por eso había grandes discusiones

SP – Nuestros excompañeros vienen a vernos y reconocen de quién es cada obra

- Esto que ustedes decían de la relectura desde el presente… ¿encuentran a los Grimm, o a los Grimm, en el relato actual de presente? Digo, los relatos que recopilan ellos condensaban de alguna manera una cosmogonía de siglos y no se mantienen por casualidad. Digo, más allá del placer de la lectura, tenían un uso…

XE – A mí lo que me interesaba era pensar la relación entre esa estructura o esa forma y aquello de lo que esa forma daba cuenta a partir de un, si querés, contenido. O sea, cómo se vincula, en el caso de lo que trabajamos con los actores, que el laburo fue, básicamente, hecho desde una perspectiva colectiva. Era un intento particular de hacer el trabajo que aprovechaba lo que sucedía en las improvisaciones. Y esto tiene que ver con una forma de pensar cómo esa estructura de esos relatos, que antes eran tradición oral, actualizan, esto que decía Paula, en cada momento histórico, determinadas necesidades sociales. Entonces, en el hoy, yo no diría, bueno, una fusión inmediata, “los cuentos de los hermanos Grimm corresponden con bajar una moralina determinada”, sino que hay una forma casi tradicional de la forma en que uno relata, de cómo se relata, quiénes son los personajes, la división entre buenos y malos. Eso es lo que me parece que está bueno mencionar, que eso es lo que tienen los Hermanos Grimm y que, a veces, uno le encuentra que ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos.

PB – Algo que yo no trabajé, pero que me gustaba mucho, era el tema del castigo: la diferencia entre lo castigable en aquel momento y lo castigable ahora. Lo que atemorizaba en aquel momento… está lleno de castigos, lleno de castigos.

MS – Lo que le pasaba a las mujeres…

- Bueno, lo tuyo (a Mónica, por su instalación “Voyeur…”) está lleno de castigo

MS – Claro, la niña hacendosa siempre recibe el premio, la que sabe coser, la que sabe limpiar. En mi cuento, el que yo tomé ("La casa en el bosque"), la niña hacendosa, lo que recibe es casarse con un viejo, y las que se portan mal eran vendidas al carbonero, que eran pequeños prostíbulos; no sabías dónde iban a parar esas chicas. De hecho, el leñador va perdiendo las hijas y dice “total, me queda otra”; como mujer se te usa para descarte.

PB – Es la mujer simplemente como objeto

XE – Sí, esto que decías del castigo, Paula, y ella que decía de la hacendosa y la “vaga”… Si bien yo trabajé SPamente con dos o tres cuentos de los Hermanos Grimm, metí un cuento de Sacchi, un autor que en realidad nace en Birmania, pero inglés, porque en ese momento Birmania era del imperio británico, que se llama “El Contador de Historias”. Es una historia dentro de otra historia y yo tomo la de Berta, que es esta niña muy buena a quien invitan a un jardín y, entonces, todo lo que le pasa es por ser tan buena. O sea, la pasa muy mal por ser demasiado buena, extremadamente buena. Y esto sería en relación con lo que decía recién Mónica, ese extremo…

Siguiente >>>

www.imaginacionatrapada.com.ar
6/4/2007

 
   

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Artes Escénicas de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Artes Escénicas

"Quienquiera que hubiera dormido en esta cama": Te recuerdo, amor - por Diego Braude

"124": Cuerpos en rearme permanente - por Enea

"B": Representación en potencia - por Enea

"Dos mil treinta y cinco": La corrosión va por dentro - por Diego Braude

"Tren": Viajantes se buscan - por Diego Braude

“Mecanismos del cortejo”: ¿De quién es este cuerpo? - por Jimena C. Trombetta

“Dolor Exquisito”: Representando el dolor... - por Nadia Isasa

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
 
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material