Teatro

"Harina", de Roman Podolsky

“Harina”: Murmullos del recuerdo

por Diego Braude dbraude@imaginacionatrapada.com.ar

Dirección: Roman Podolsky Autoría: Roman Podolsky, Carolina Tejeda Intérprete: Carolina Tejeda Músicos: Leandro Cicconi, Norberto Moreno Escenografía: Alejandra Polito Diseño de vestuario: Alejandra Polito Diseño de luces: Eli Sirlin Diseño sonoro: Norberto Moreno Fotografía: Carolina Tejeda Prensa: Walter Duche, Alejandro Zárate. Este espectáculo formó parte del evento: Fiesta del Teatro de la Ciudad de Buenos Aires 2005

Finalizó Funciones 2007 -- Teatro del Abasto, Humahuaca 3549, Teléfono: 4865-0014 Web: http://www.teatrodelabasto.com

Finalizó Funciones 2006 -- Teatro del Abasto, Humahuaca 3549, Teléfono: 4865-0014 Web: http://www.teatrodelabasto.com

Finalizó Funciones 2005 -- Teatro del Abasto, Humahuaca 3549, Teléfono: 4865-0014 Web: http://www.teatrodelabasto.com

Viajar por el país, meterse en los diferentes pueblitos que lo conforman, es encontrarse con cientos de vías abandonadas. Trenes fantasmas recorren estaciones ahora imaginarias, trayendo y llevando pasajeros inexistentes. De esas leyendas (las de trenes que conectaban lejanos puntos del país), sólo queda el relato, alguna memoria perdida, o sólo esos fierros que sobresalen del piso y molestan el paso. Seguir esas vías es un poco como recorrer el camino amarillo de Dorothy en “El Mago de Oz”, llegando a otras poblaciones, ligando puntos en un mapa mental.

Entre los fantasmas de ese pasado ferroviario están muchos de los pueblos mismos, enterrados vivos al dejar de circular los trenes. La incomunicación como uno de los factores que llevó al exilio masivo; las historias de esos pueblos se perdieron en el viento junto con los rastros de los vagones al pasar.

“Harina” es una mujer que recuerda mientras cocina, es un fantasma que narra. Nos resulta simpática, entradora, porque gran parte de sus relatos los dice con encanto y gracia. Pero su música es una baguala, y una alergia crónica al recuerdo indecible nos indica algo más…

La escenografía es la de una casa de alguno de estos pueblos, pero a medida que avanza la obra podemos tomarla como un lugar suspendido en el tiempo, una isla que flota en el limbo luego de haber perdido sus raíces. Los silencios y los ruidos son tanto la compañía como la soledad de la protagonista, la narradora, la fantasma…

Y lo que queda de la obra es un murmullo poético, suave, del texto, del recuerdo, ese que se disuelve como huellas en la lluvia, como el traqueteo de trenes que ya no pasan.

www.imaginacionatrapada.com.ar
3/2/2006

 
   

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Artes Escénicas de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Artes Escénicas

"Quienquiera que hubiera dormido en esta cama": Te recuerdo, amor - por Diego Braude

"124": Cuerpos en rearme permanente - por Enea

"B": Representación en potencia - por Enea

"Dos mil treinta y cinco": La corrosión va por dentro - por Diego Braude

"Tren": Viajantes se buscan - por Diego Braude

“Mecanismos del cortejo”: ¿De quién es este cuerpo? - por Jimena C. Trombetta

“Dolor Exquisito”: Representando el dolor... - por Nadia Isasa

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
 
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material