Artes Escénicas / Teatro - Crítica

Herr Klement - Alejandro Ullúa

“Herr Klement”: Preguntas sobre el monstruo que es hombre

por Diego Braude dbraude@imaginacionatrapada.com.ar

Autoría: Leonel Giacometto, Patricia Suarez Dirección y Puesta en Escena: Alejandro Ullua Intérpretes: Guido D'Albo, Corina Fonrouge, Marzenka Nowak, Nelson Rueda, Nacho Vavassori Diseño de vestuario: Cecilia Gianotti Diseño de luces: Marco Pastorino Música original: Sergio Vainikoff Fotografía: Malala Fontan, Coni Rosman Asistencia de dirección: Paula Diaz Martina Prensa: Carolina Alfonso Producción ejecutiva: Paula Bustos Brea. Este espectáculo forma parte del evento: Trilogia sobre el Nazismo.

Finalizó Funciones 2007 -- Teatro del Artefacto, Sarandi 760, Teléfono: 4803-3180 / 15-5728-8868

"No perseguí a los judíos con avidez ni con placer. Fue el gobierno quien lo hizo. La persecución, por otra parte, sólo podía decidirla un gobierno, pero en ningún caso yo. Acuso a los gobernantes de haber abusado de mi obediencia. En aquella época era exigida la obediencia, tal como lo fue más tarde de los subalternos."

Adolf Eichmann

Asociación Libre:

--- “Todos los judíos fuera de Europa”: La neutralidad imposible - por Diego Braude

En 1960, un grupo de agentes del Mossad (el servicio secreto israelí) encontró a Adolf Eichman, prófugo nazi, residiendo en la Argentina, en la localidad de San Fernando, bajo el nombre Ricardo Klement. Eichmann era el responsable por la logística de lo que se conoció como la “Solución Final”, que implicaba el exterminio de los prisioneros de los campos de concentración. En 1960, el Mossad secuestró a Eichmann y lo trasladó a Israel, donde fue juzgado y donde persistió en su defensa basada en la “obediencia debida”.

La sala está a oscuras. Un grupo de hombres ingresa con otro que está encapuchado y atado. Cuando la luz se enciende, los agentes discuten, mientras Eichmann / Klement duerme, todavía bajo los efectos de un sedante pesado que un médico le ha aplicado. En esos primeros minutos, queda ya pautado el conflicto. Por qué no matar a ese monstruo. Por qué ese monstruo parece un hombre. Cómo establecer el límite, cómo diferenciarse de él. Cómo continuar con las vidas ordinarias frente a lo que este ser prisionero representa.

Los agentes todos representan diferentes momentos de la vida, desde los más jóvenes a los más viejos. Sus experiencias son distintas; los más jóvenes tienen todo por delante, pero, simultáneamente, la figura de Eichmann representa lo irrepresentable. Para los más viejos, este hombre ahora mayor es la memoria terrible. Cada uno experimenta esta situación de manera distinta, y todos giran alrededor del que duerme en el medio del espacio escénico. Cada uno, a su vez, interactúa con él en base a sus propias dudas y preguntas, sin nunca poder terminar de articular una respuesta que clausure…

Hace un poco de ruido que los actores hablen en castellano con acento, sobre todo porque mientras que en algunos sale con mayor facilidad y destreza, en otros aparece quizás como más forzado e incómodo. Sin embargo, al mismo tiempo, ese acento juega como alusión al pasado que no aparece dicho en el texto, y también el hecho de que deben hablar en español. La lengua se muestra, en ese sentido, como territorio neutral, y el desconocimiento del idioma hace que las preguntas salgan simples, o, simplemente, se nieguen a salir; la imposibilidad de decir, de poder abarcar lo que se quiere abarcar. El lenguaje, en ese sentido, se convierte tanto en un puente de comunicación e identificación como en una traba.

Las preguntas terribles conviven con la necesidad de vivir (expresado en el contraste entre la agente joven y la mayor – que le canta a Eichmann en ladino, y el canto se transforma en otra cosa -). Pero todo siempre termina volviendo sobre la figura del centro. Los agentes hablan con él, lo interrogan, a veces incluso lo torturan. ¿Qué es lo que esperan que les diga? Él incluso implora que lo maten, pero se niegan a hacerlo, ¿por qué? ¿qué los detiene?

El conflicto se densifica en ese sentido pero, en el momento en que el desenlace parece estar por caer, el círculo no se cierra. El signo de interrogación queda ahí, sin poder borrarse, sin respuestas…

www.imaginacionatrapada.com.ar
10/8/2007

 
   

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Artes Escénicas de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Artes Escénicas

"Quienquiera que hubiera dormido en esta cama": Te recuerdo, amor - por Diego Braude

"124": Cuerpos en rearme permanente - por Enea

"B": Representación en potencia - por Enea

"Dos mil treinta y cinco": La corrosión va por dentro - por Diego Braude

"Tren": Viajantes se buscan - por Diego Braude

“Mecanismos del cortejo”: ¿De quién es este cuerpo? - por Jimena C. Trombetta

“Dolor Exquisito”: Representando el dolor... - por Nadia Isasa

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
 
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material