Teatro

Neblina - Grupo Piel de Lava

“Neblina”: Cuatro personajes pop en busca de un motivo para vivir

por Diego Braude dbraude@imaginacionatrapada.com.ar

Autoría: Grupo Piel de Lava. Dirección: Hector Díaz Elenco: Elisa Carricajo, Valeria Correa, Pilar Gamboa, Laura Paredes Vestuario: Margarita Ciarlotti, Marina la Grasta Diseño de escenografía: Ariel Vaccaro Diseño de luces: Matias Sendón Diseño sonoro: Ignacio Bouquet, Federico Islas Realización de escenografia: Ariel Vaccaro Diseño gráfico: Pablo Sternbach Prensa: Daniel Franco, Paula Simkin Producción artística: Paco Fernández Onnainty Producción ejecutiva: Sebastian Soler Coreografía: Veronica Melnik Director asistente: Carolina Milli. Espacio Callejón, Humahuaca 3759. Teléfono: 4862-1167. Web: http://www.callejonteatro.com.ar. Entrada: $10,00 / $7,00 - Domingos - 21:15 hs Finalizó funciones en 2005

“Valentina es una estrella pop y está por formar su nueva banda. La productora hace un casting, elige tres chicas y las muda junto a ella a una casa donde las cuatro conviven. Allí las cuatro entrenan para cantar y bailar. Pero las tres elegidas tienen un plan extraño, inocente y posible.”

El aspecto más triste de la fama es cuando se va. En el caso de los niños o adolescentes estrellas, la adultez suele traer consigo la desaparición del mapa. La frescura que los hiciera consumibles se vuelve difícil de mantener con los conflictos adultos o los cambios corporales. Como productos, quedan estancados en un tiempo pasado, y su presente se convierte muchas veces en un limbo difícil de sobrellevar. Valentina es esa ex-estrella adolescente, cuya imagen ha quedado congelada en la mente de sus fans, y su nueva banda Neblina es el proyecto mediante el cual busca demostrar y demostrarse que su incipiente adultez no es obstáculo para seguir en el candelero. Sin embargo, curiosamente elige la fórmula propia del mundo que pretende dejar atrás: la del grupo pop para adolescentes (los Backstreet Boys han demostrado que eso es posible).

El proceso descripto en la introducción será el que se irá desenvolviendo a lo largo de la obra, en un juego contrapuntístico entre los dos objetivos (el de Valentina y el de las chicas), que en dicho juego entran en una suerte de esperando a Godot, cuando plazos que parecían próximos y cumplibles se estiran por cuestiones de fuerza mayor.

La historia, el argumento, sin embargo, termina por ocupar un poco un segundo plano. En el desarrollo de tipo fuga (los dos objetivos funcionan a forma de tema que se va repitiendo con un desarrollo cada vez más intenso hasta llegar al final), se entra en momentos de repetición que parecen jugar en contra del ritmo de la obra (y, paradójicamente, es difícil imaginarse la obra sin esos momentos). E incluso el final aparece más como un cierre necesario que como una clausura real de todo lo expuesto a lo largo de la ficción. Lo central de “Neblina”, en realidad, aparece en la forma de un montaje de instantes, de climas, de situaciones disparadoras; intensos, perturbadores, melancólicos, poéticos. Frivolidad e idealismo, propios del mundo del teen pop, se encuentran una y otra vez, perdiendo sentido hasta construir un universo burbuja propio.

Si bien hay un clima buscado desde la puesta técnica (particularmente en determinadas secuencias donde los personajes aparecen de forma individual y desde el vestuario), el acento está puesto en el trabajo actoral, desde el cual se construye todo el universo. Las cuatro actrices, sobre todo Pilar Gamboa y Elisa Carricajo, trabajan sus textos y, principalmente, su gestualidad como los lugares por donde se transforman, se condensan y explotan las atmósferas de la propuesta. Detrás de lo cómico y lo patético que aparece constantemente en la superficie, o quizás como un resultado cuidadamente buscado, aparecen sensaciones más sutiles. Porque “Neblina”, a diferencia de la poética de Muscari (la burla de y desde lo frívolo) o de la obra “Chicas Cosmo” (la denuncia de una sociedad carnívoramente superficial), se encariña con sus personajes, a los cuales ve en la más absoluta soledad, incluso estando juntos. Y dentro de ese abandono, cada uno busca el motivo que lo haga avanzar, que lo justifique en su vivir para algo.

Si se quiere, en ese sentido “heróico”, “Neblina” está construida en el estilo de cierto tipo de comedia cinematográfica norteamericana, donde el antihéroe bizarro (nerd, freak, fumón, rockero idiota o excéntrico, el solitario, etc, etc), en su inmanente inocencia se transforma en la concentración de determinado tipo de valores. Pero hilando fino, si se busca un director, probablemente habría que elegir a Jim Jarmusch, en su dulce y pequeña demencia poética y su gusto por personajes que bien podrían ser “olvidables”, “perdedores” a primera vista; personajes heróicos en su aparente simplicidad, estóicos en su patetismo.

www.imaginacionatrapada.com.ar
16/09/2005

 
   

¡IMPORTANTE!: Este artículo que está/s leyendo, los listados a continuación y los que se encuentran en este link, pertenecen a la sección de Artes Escénicas de Imaginación Atrapada discontinuada el 15 de mayo de 2009 . Las notas publicadas luego de esa fecha se encuentran en la nueva sección. Para ir a la nueva sección, clickear aquí o en el menú superior en Artes Escénicas

"Quienquiera que hubiera dormido en esta cama": Te recuerdo, amor - por Diego Braude

"124": Cuerpos en rearme permanente - por Enea

"B": Representación en potencia - por Enea

"Dos mil treinta y cinco": La corrosión va por dentro - por Diego Braude

"Tren": Viajantes se buscan - por Diego Braude

“Mecanismos del cortejo”: ¿De quién es este cuerpo? - por Jimena C. Trombetta

“Dolor Exquisito”: Representando el dolor... - por Nadia Isasa

  Buscador de Notas (no incluye productos del E-Shop):

E-Mail:

 
 
 
 
 

Sobre el sitio ------- ------- Contacto

© Imaginación Atrapada 2005 - Prohibida la reproducción de los contenidos sin autorización previa o cita de autor y procedencia del material