“Vivo”: Un titiritero de mundos posibles ó el arte de improvisar

Una multitud de personajes inunda la escena tras el obrar de un mismo cuerpo. Un conjunto de máscaras balinesas se posan sobre una pared frente a nuestros ojos. La elección está dada por el azar, cada función es distinta en muchas maneras. Pero siempre una estructura da base a este desarrollo (las máscaras y sus particularidades, la invitación al público, las reglas de la improvisación…). Similar a la estructura de un espectáculo de la comedia del arte donde los personajes, en este caso arquetípicos, improvisan sobre una trama definida, utilizando en muchos casos media-máscaras.

Pero aquí el intérprete no se encuentra acompañado (de otros actores, de una trama, etc.). El sólo se sirve de las máscaras y de su cuerpo-voz como instrumento, elementos primigenios y centrales del teatro. No hay vestuario, ni escenografía que soporte su actuación. La trama se construye en la interacción con el público, en el estar- ahí. El espacio es llenado con su mera presencia. Marcelo Savignone desaparece detrás de las mascaras, de los personajes. Su voz se metamorfosea, su cuerpo adquiera formas distintas y particulares. Su huella se desdibuja tras la representación, que asume un gran dinamismo. Nos olvidamos de su rostro el cual

Leer nota completa “Vivo”: Un titiritero de mundos posibles ó el arte de improvisar

Archivos