entrevista PAULA MANZONE: “Mi interés principal respecto al arte es la búsqueda”

anoche

Mirando ANOCHE me pregunté por la relación entre el teatro y la televisión. ¿Cómo son las propuestas que nos ofrece la TV? ¿cómo son sus formas? ¿cómo se sostienen?¿cuáles son sus armas ? ¿El ritmo, la vorágine, el pragmatismo absoluto? ¿Qué pueden hacernos esos actores detrás del vidrio? ¿Pueden convivir en algún sentido esos productos masivos pensados en atrapar a miles y millones de espectadores con la intimidad y la proximidad de una obra teatral?

Leer nota completa entrevista PAULA MANZONE: “Mi interés principal respecto al arte es la búsqueda”

Preguntas de inicio de década

Hace diez años, el país era otro y era el mismo. Para finales de 2001, me andaban pagando en Lecops o Patacones, cuando no me querían arreglar con algún canje (en un laburo, me ofrecieron pagarme parte del honorario en pilas). Hace diez años, culminaba una década que había hecho hincapié en el individualismo a ultranza, la no-memoria, el no te metás, la deseducación, la despolitización (se hizo carne la noción de “la política no sirve para nada” o, best sellers incluso al día de hoy, “a mi no me interesa la política, yo no hago política”), etc, etc, etc. Era la bisagra de la década que había visto crecer a Bartís, Pompeyo, el Periférico, el Grupo Teatro Libre y su Trilogía del Horror, Spregelburd, Szuchmacher y otros varios que pido disculpas si ofendo por no mencionar, sin que ello les quiera quitar importancia. Fue la bisagra que vio nacer a Proteatro y del sistema de casas teatro convertirse en la norma.

La cuestión es que la lista es larga, y supongo que cada uno tiene su granito de arena para aportarle, así como que la cosa es qué nos espera de acá hacia delante. Porque hay muchas cosas que

Leer nota completa Preguntas de inicio de década

Entrevista Manuel Santos Iñurrieta: “Construyendo nuevos mundos fantásticos vamos a dialogar también sobre este presente”

Comencemos por el sincericidio: esta entrevista debería haberse publicado el año pasado. En su momento, por diferentes razones, se fue demorando y, llegado cierto punto de la demora, quien escribe, de manera errónea, asumió que ya era demasiado tarde para subirla, que lo que habíamos hablado quedaba desactualizado (“Crónicas de un comediante” ya había bajado de cartel y “Teruel, la continuidad del sueño” no estaba más en proceso, sino ya estrenada). Resumamos en decir que uno, a veces, puede ser, sencillamente, un salame. Hace un par de semanas fui a ver “Mariano Moreno y un teatro de operaciones”, la última obra de El Bachín, y se me ocurrió releer aquel texto perdido, sólo para darme cuenta que apenas una porción de la entrevista correspondía a aquella percepción de quedar “desactualizada”, y se podía editar, ya que ni siquiera era demasiado relevante para el grueso de lo que fue la charla…

En fin, en vías de enmendar la metida de gamba, acá va la entrevista realizada a Manuel Santos Iñurrieta, dramaturgo, director, actor y docente como parte del núcleo fundacional de El Bachín Teatro, formado en el año 2000 junto a Marcos

Leer nota completa Entrevista Manuel Santos Iñurrieta: “Construyendo nuevos mundos fantásticos vamos a dialogar también sobre este presente”

“Mariano Moreno y un teatro de operaciones”: Luchar por un mundo posible

En el fondo, una pantalla. En el inicio, el mar en el que murió Mariano Moreno y en el cual se lo sepultó.

Una obra dentro de una obra dentro de una obra. El escritor escribe, mientras los personajes representan ser actores representando y entrando en conflicto… no, mostrando el conflicto… el conflicto de la historia que busca ser narrada. Y quien narre la historia, está también plantando semillas para el futuro.

Excursus… de chico, no recuerdo a ningún niño que dijera que quería ser San Martín o Belgrano. Sí, teníamos actos escolares – yo participé en algunos de ellos -, pero lo que decíamos y exponíamos rara vez se planteaba como algo vivo que nos afectaba y, más bien, era algo con tufo a naftalina que hablaba de cosas que no importaban. En cambio, en nuestro vecino del norte te queman la cabeza con los purretes que sueñan convertirse en futuros George Washingtons y Thomas Jefersons. Pero la cosa no es tan lineal…

¿Qué pasaría si contáramos la Revolución de Mayo a través de Mariano Moreno?

“Quien controla el pasado, controla el presente. Quien controla el presente, controla el futuro”, circulaba por “1984″, el

Leer nota completa “Mariano Moreno y un teatro de operaciones”: Luchar por un mundo posible

Entrevista a Alejandro Catalán. 1º Parte: La lógica de las formas

Hace dos años invité a Alejandro Catalán (director, actor, profesor y teórico) a participar de unas mesas de debate para Tecnoescena ’08. La mesa que le tocaba era la de “Teatralidad” y en la charla elaboró, haciendo hincapié en el concepto de mercado. La cuestión me quedó picando y, en parte, se fue filtrando en clases y diálogos durante el 2009, mezclándose con otras preguntas que me fueron surgiendo.

Leyendo una entrevista que le hicieron a Catalán hace poco en función de su última obra, “AMAR”, encontré que había seguido elaborando las ideas que le había escuchado en Tecnoescena. En una situación donde siguen apareciendo nuevas salas, cientos de obras en cartel por semana y creciendo, me dieron ganas, entonces, de continuar la charla que había comenzado un par de años atrás.

2º Parte: La lógica del impacto

3º Parte: Reinventarse

Para contactar a Diego Braude, clickear aquí

 Imprimir este artículo

“Yo soy Fijman”: Buscando a Fijman

Lo que queda de uno cuando uno ya no está es lo que los demás recuerdan. El uno de verdad, el original, ya se fue, y lo que lo sobrevive es el relato, la memoria, a veces la leyenda. Uno pasa a ser un personaje y, como tal, se trasciende a sí mismo y se transforma en otra cosa. Si el relato es bueno, en algún punto, ¿importa realmente si uno existió? Por eso también la importancia de un buen relato y de que no hay narradores inocentes…

Tenemos a cuatro personajes en escena (escena en la que estamos todos distribuidos al estilo tertulia, en mesas y con correspondientes copas de vino servidas; para los abstemios, bebidas sin alcohol): dos hombres que plantean haberse puesto la labor de escribir una obra sobre el poeta Jacobo Fijman, un músico y un personaje femenino que sobrevuela cual fantasma el espacio interviniendo periódicamente; hay otro también que hace apariciones y se ubica más en el registro de narrador, del “contador de historias”, pero también de una suerte de entrevistado por un invisible periodista (el también poeta y amigo de Fijman, Vicente Zito Lema). La descripción está acá simplificada,

Leer nota completa “Yo soy Fijman”: Buscando a Fijman

La Entrevista (Nahuel Cano – Segunda Parte)

Nahuel Cano –entrevistado-

Sol Salinas -entrevistadora-

SEGUNDA ESCENA: FORMA Y CONTENIDO

El elenco de Un Hueco y algunos espectadores que andaban dando vueltas por ahí comienzan a irse poco a poco:

me pregunto si será el clima que propone este club de barrio el que facilita

que la gente simplemente permanezca.

Nahuel y yo

también permanecemos, seguimos conversando

– no sé exactamente cuánto, pero hace mucho tiempo que estamos conversando –

en el patio.

Me gusta este espacio porque tiene vida propia más allá de la función,

me pregunto acerca de esta construcción hiperrealista que propone la obra

pero no quiero perder el hilo de la entrevista…

Sol. Hace un tiempo leí una crítica acerca de un libro – “En medio de Spinoza”, de Deleuze y el crítico decía que como se trata de un libro que reúne clases dictadas por Deleuze, aborda los temas de otra manera, de una manera más blanda.

Nahuel: Las clases siempre son buenísimas. Hace poco en un seminario leí un

Leer nota completa La Entrevista (Nahuel Cano – Segunda Parte)

“Potestad”: Los tiempos han cambiado, ¿o no?

“Potestad” se estrenó originalmente allá por el año ’86, un año después de “La Historia Oficial”. Ese mismo año, el 24 de diciembre, se promulgaba la Ley de Punto Final, en la que se leía “se extinguirá la acción penal contra toda persona que hubiere cometido delitos vinculados a la instauración de formas violentas de acción política hasta el 10 de diciembre de 1983″. La ley no abarcaba, sin embargo, lo referido al secuestro y tenencia ilegal de chicos hijos de desaparecidos. “La Historia Oficial” y “Potestad” ponían su acento en un tema que habría de cobrar mayor fuerza unos diez años después cuando, en 1998, las Abuelas de Plaza de Mayo consiguen que se reabra la causa (una de tantas ironías de nuestra historia legal, es que la que la reabra sea la jueza María Servini de Cubría, quien años antes había cobrado notoriedad cuando detuvo la emisión, sin haberlo visto, de un programa de Tato Bores en el cual hacía humor del hecho de que se le hubiera impuesto una multa de 60 pesos después de diez pedidos de juicio político por irregularidades

Leer nota completa “Potestad”: Los tiempos han cambiado, ¿o no?

“Lovely Revolution”: 200 años antes del después

Enrique Papatino, quien ya había realizado puestas históricas como “París en aguacero” -en la que repasa el mito de San Martín en sus últimos días en Francia“De sobornar al olvido” – en la que trabaja con la figura de Castelli desde la mirada de la mujer- y que tiene proyectado realizar una puesta sobre Belgrano, lleva a escena “Lovely Revolution”, una tertulia de teatro musical que estudia y recorre con realidad y ficción la vida de Mariano Moreno, los momentos previos a su asesinato en el mar, su relación con Guadalupe Cuenca y su relación con algunos de los integrantes de la Primera Junta a quienes no sólo no nombra, sino que además se aventura a crear con nuevos nombres como Pedrosa .

La puesta en escena se desarrolla en varios espacios como la jabonería de Vieytes, el salón de Mariquita Sánchez y altamar, incorporando a esos espacios los discursos de Moreno provenientes del Plan de Operaciones, plan que fue históricamente manipulado por Mitre, pero que en su composición proponía medidas extremas para evitar la intercepción de

Leer nota completa “Lovely Revolution”: 200 años antes del después

“Pieza para pequeño efecto”: Perforando la cuarta pared

¿Como construir un pequeño efecto? (Paso uno) ¿Que realizar con ese pequeño efecto? (Paso dos). El punto es sólo el comienzo, el objetivo es la desintegración absoluta del intérprete en miles de partículas.

La obra se propone como un juego meta-textual, donde a través de la reiteración de la misma escena en distintos formatos (la escena, el video), se vuelve sobre los pasos del proceso creativo para volver a construirlo y exponerlo cada vez. El tema es sólo una excusa.

Los distintos niveles que se despliegan en este juego resultan de la exposición tanto del material como de los intérpretes. Fabián Gandini se dirige a nosotros, a la vez que presenta el proceso de construcción de este pequeño efecto, y se presenta a sí mismo como intérprete de la representación. Germán Cunese opera las luces y asiste a a Fabián durante la construcción del efecto. Entre estos diferentes niveles se teje una delgada línea que, por momentos, se confunde generando una vuelta sobre la representación misma que busca descomponer.

¿Es realmente tan delgada la línea que nos separa de la representación?

Cuando los intérpretes se presentan ante nosotros, el corte entre lo cotidiano y lo espectacular parece no existir,

Leer nota completa “Pieza para pequeño efecto”: Perforando la cuarta pared

Archivos