“Proyecto Vestuarios”: Triunfadores y fracasados… o algo así…

Sol Lebenfisz, en Crítica Teatral, menciona “El Matadero”, de Esteban Echeverría, en referencia a su análisis de “Proyecto Vestuario: Hombres”. Lo que ella estaría dejando afuera, a mi entender, es la contextualización bajo la cual se escribe el cuento. La imagen de Echeverría es la de un rosismo monstruoso, que encuentra su mejor ejemplo en las características que describe del matadero en cuestión, en contraposición con una identidad atildada y honrosa de sus opositores (como aparece en el cuento el caso del elegante unitario que revienta, literalmente, antes que ver su honor mancillado). La mirada detrás de la cámara que ofrece la grotesca fotografía del matadero es la de quien se pretende superior y que, tanto en el pasado como en el presente, buscó si no la destrucción, al menos la domesticación del objeto observado…

Quien esto escribe asistió en doblete tanto al vestuario de los hombres como al de las mujeres.

Es la final de un torneo de lacrosse amateur en Hungría. Aunque amateur, para muchos es el momento de gloria, con el agregado de ser de visitantes en un país ajeno. En ambos equipos, el masculino y el femenino, abundan las competencias, los

Leer nota completa “Proyecto Vestuarios”: Triunfadores y fracasados… o algo así…

“Quién es quién?”: Dos para matar

En otro tiempo, Esteban Callao conoció la gloria. Sus historietas eran famosas, tenía un matrimonio feliz y muchos seguidores. Pero de un momento a otro, su creatividad se fue a pique. Ahora (estamos en la década del 70) sale poco de su casa de la calle Parliament. Enfundado en una bata, escucha una crítica nada favorable sobre su último trabajo. La que lee con voz chillona es su esposa. El está tranquilo. Acaba de recibir un guión de un viejo alumno que puede salvarlo y tiene un plan.

En el futuro, a Inés, una bizarra radioaficionada interpretada por Karina Hernández, le gustaría consagrarse como escritora. Todas las noches, asistida por un joven sumiso y atormentado, transmite desde un estudio de radio improvisado en su casa. Los oyentes cuentan sus historias; ella las recopila en un libro que algún día verá la luz. Cuando decide llevar el borrador a su vecino, Esteban Callao, nada será lo mismo.

Al igual que en las historietas, los personajes de ¿Quién es quién? tienen sus cómplices y enemigos. “El otro completa mi propia esencia”, dirán ellos. Dos para el crimen, la traición, la pasión, la escritura. La duplicidad, entendida como cualidad de doble y

Leer nota completa “Quién es quién?”: Dos para matar

Archivos