Aire Mininno. Última parte

Lejos de los nervios del comienzo del encuentro, ya distendido y holgado charlando, Mininno profundiza en cómo fue el salto. El planteo inicial de “Golpe de Aire” era una experiencia que podría decirse familiar (si es que alguna lo es): la gestación de una obra para una sala independiente, posiblemente el Teatro del Abasto. El salto, un llamado teléfónico, lo lleva al Teatro Sarmiento del Complejo de la Ciudad de Buenos Aires. Cómo es este pasaje, y todo aquello que todavía están descubriendo.

Leer nota completa Aire Mininno. Última parte

Aire Mininno. 1ra parte

Marcelo Mininno

Entrevista a Marcelo Mininno. “Nos acomodamos, nos disponemos a conversar, y ver a dónde nos lleva esta charla. Partimos de sus comienzos, pasando por su relación con la docencia, por la experiencia que fue “Lote 77”, para llegar al presente: “Golpe de Aire”.”

Leer nota completa Aire Mininno. 1ra parte

El complejo mecanismo. 2da parte

Diego Starosta

Para 1994, Starosta iniciaba un período nuevo. Ya en soledad, buscaba un espacio literal y metafóricamente. Le tiraba la docencia y, a su vez, necesitaba un lugar y un grupo con quien pudiera intentar experimentar las inquietudes que la época y lo que absorbía le transmitían y plasmar obra. Nacía, entonces, hacia 1996 El Muererío Teatro.

Leer nota completa El complejo mecanismo. 2da parte

De caminos y Utopías. Última parte

Mauricio Kartun

En esta última parte, Mauricio Kartun habla de Utopías, de las pasadas, de las presentes, de desengaños y angustias, de lo Sagrado, de su nueva obra y de un santo en San Juan al que le dejan partes de autos como ofrenda.

Leer nota completa De caminos y Utopías. Última parte

De caminos y Utopías. 2da parte

vlcsnap-2011-07-10-21h23m03s252

Cuando le pregunto a Mauricio Kartun por Teatro Abierto, la mítica movida teatral que este año cumple 30 años, en determinado momento se detiene y resalta que habría que rescatar la figura de Osvaldo Dragún. Y, más allá de la exposición sobre ese punto, define al teatrista con una palabra: Utópico.

Leer nota completa De caminos y Utopías. 2da parte

De caminos y Utopías. 1ra parte

vlcsnap-2011-07-10-21h22m43s252

Creo que las cosas son más como decía Haroldo Conti, que la vida es como un borrador lleno de borroneadas, tachaduras, reescrituras. Por eso, quizás, la primer pregunta que se escucha es “¿Quién era Mauricio Kartun?”

Leer nota completa De caminos y Utopías. 1ra parte

“Desfile de extrañas figuras”: Un pasado gobernado por el tango

Quizás sea Gardel (Ángel Rico) el que gane la partida, por su figura mítica – emblema del tango, emblema del género musical donde reina la nostalgia de las pérdidas – y por su modo de reinar las escenas de “Desfile de extrañas figuras”, de Carlos Pais. O quizás sea la voz de Violeta Echagüe (Marcela Fernández Señor) que a pesar de sus años detenidos en sucesos que gradualmente muestra la obra, sabe sentir los tangos que canta junto a su amado Carlos, a su amada sombra.

Pero hay elementos que la obra oculta mostrando pequeños indicios que luego son revelados. Así, en la escenografía reinan los años ´30 y marcos vacíos que representan diferentes cuadros. Así, la obra menciona diferentes sucesos argentinos, más bien tragedias, donde Gardel será un referente casi premonitorio e hilo conductor del relato. Así el propio Gardel marca por medio de una frase algunos motivos posibles de la detención temporal de esa casa. Quizás decir – palabras más, palabras menos – “Te confundiste el tango con la vida”, sea un motivo bastante preciso sobre esa pausa que reina en Violeta y en quien la cuida, Beba (Liliana Lavalle). Y en ese clima de regaños entre

Leer nota completa “Desfile de extrañas figuras”: Un pasado gobernado por el tango

“Yo soy Fijman”: Buscando a Fijman

Lo que queda de uno cuando uno ya no está es lo que los demás recuerdan. El uno de verdad, el original, ya se fue, y lo que lo sobrevive es el relato, la memoria, a veces la leyenda. Uno pasa a ser un personaje y, como tal, se trasciende a sí mismo y se transforma en otra cosa. Si el relato es bueno, en algún punto, ¿importa realmente si uno existió? Por eso también la importancia de un buen relato y de que no hay narradores inocentes…

Tenemos a cuatro personajes en escena (escena en la que estamos todos distribuidos al estilo tertulia, en mesas y con correspondientes copas de vino servidas; para los abstemios, bebidas sin alcohol): dos hombres que plantean haberse puesto la labor de escribir una obra sobre el poeta Jacobo Fijman, un músico y un personaje femenino que sobrevuela cual fantasma el espacio interviniendo periódicamente; hay otro también que hace apariciones y se ubica más en el registro de narrador, del “contador de historias”, pero también de una suerte de entrevistado por un invisible periodista (el también poeta y amigo de Fijman, Vicente Zito Lema). La descripción está acá simplificada,

Leer nota completa “Yo soy Fijman”: Buscando a Fijman

Entrevista a Lola Arias: Mi vida después

Un biodrama que parte de la vida de seis actores, hombres y mujeres que tratan desde su generación conocer su identidad. Una identidad coartada en el terror de la dictadura del ’76. Estos hombres y mujeres se envuelven en la ropa de sus padres para tratar de comprenderlos, de acercarse, de un modo más o menos trágico, a sus vidas. Entonces, surgen no sólo padres desaparecidos en la dictadura, sino también padres partícipes de la misma. Así, “Mi vida después” de Lola Arias, plantea la crudeza de tener que reconocerse en sitios donde no gustaría haber estado. Y apunta al centro del pecho como un fuerte acorde musical que nos sacude, como un solo de batería que revienta y nos provoca gritar sobre lo roto.

“Mi vida después”, podrá ser una obra excepcional por su puesta, por la propuesta del vestuario, por la credibilidad de los rostros, por la realidad de lo dicho, por los efectos de imagen que logra con los diferentes niveles de espacio que maneja, por la dinámica que genera en el relato de las historias, pero es una obra excepcional porque nos nombra y renombra desde adentro, porque en la crítica a aquella

Leer nota completa Entrevista a Lola Arias: Mi vida después

“Sangra, nuevas Babilonias”: Caníbales

Sonido de ladridos de fondo al principio que, para el final de la obra, se tornan un leit-motif oscuro, visceral…

Fuera de eso, el silencio. Una carpa cocina. Hay una fiesta, este es el backstage, donde las luces no brillan tanto y el sudor de los cuerpos no es por la cantidad de danzar acumulado.

Lobo y Marina en escena. Lobo está en la suya. Cada tanto, le echa miradas directas a Marina, ¿qué le está queriendo decir? Lobo quiere ser el macho alfa de la carpa cocina y Marina es lo que él considera más bajo en su territorio. Marina está lavando copas. Marina irá a hacer los mandados. Marina irá de aquí para allá con botellas que se le caen. Marina apagará el fuego. Marina llorará y nadie querrá observar su llanto.

Puntos de partida: “Babilonia”, de Discépolo y “Señorita Julia”, de Strindberg. De “Babilonia” queda la estructura de la anécdota: una cocina, los sirvientes de turno, una situación de conflicto y desbalance que dispara la trama; de “Señorita Julia”, los vínculos de poder. De “Babilonia”, ya no quedan los personajes esperanzados ni la inocencia forzada, ya no queda Buenos Aires – ahora es Barcelona, donde

Leer nota completa “Sangra, nuevas Babilonias”: Caníbales

Archivos