Imágenes Alteradas

Segundo aire

Written by Kappuz

Octubre 14th, 2010 at 6:56 am

Posted in

 

Es el momento del año donde siento que es todo un chicle, que mover los pies es como querer nadar en el barro. Y la impaciencia me carcome los nervios, porque ya sé que se me va a pasar, que son esos momentos donde necesito meterme en alguna cueva y dejar descansar la casilla de mails o los mensajitos del celular.

Como la vida muchas veces es medio esquizo, ayer estaba otra vez en Ezeiza, no para tomarme un avión, sino esperando a alguien con un cartelito. No dejan de gustarme los saludos de recibimiento… me pregunto qué relato habrá detrás de cada gesto de ansiedad, de cada sonrisa (no aplica para los choferes a mis espaldas, todos embolados, de traje, con zapatos que aprietan de tanto estar parados). Un flaco sale por la puerta de arribos, mira un poco en derredor, no encuentra a quien busca… Cuando vuelvo a mirar, ahí está, abrazado por ella, que por poco lo tira al piso. Y así se quedan, un rato largo, mirándose, un beso por aquí un beso por allá. No puedo evitar espiar de reojo, porque no me da morbo, sino ternura. Hablan, ella pasea su dedo índice por el brazo de él, sonríe, lo cacha de los pelos, le estampa otro beso.

Volviendo en el subte, en esta ocasión no a casa. Línea D con demora. Claro, entonces el subte viene con gente respirando por las ranuras del metal del coche. Entramos justo, y un pelado se tira de cabeza, poco menos que partiéndole las costillas a una mujer que estaba de espaldas: "¿Qué quiere, señora? ¡Me quedaba en el andén!". A mi derecha, una chica hace control de respiración y mira al infinito.

El proyecto marcha, las historias van apareciendo, por ahora pequeñas. Veremos qué sale. Igual, todavía no hay ni una imagen, ni una palabra grabada, está todo en potencia y en suspenso. Alienado por las averiguaciones técnicas y las planificaciones (las que después hago un bollo cuando paso a los hechos…), imagino que me habré ganado más de una puteada amiga…

Llego, finalmente, a casa, y me recibe la heladera chillona.

without comments

Responder